Todas las entradas por Joselías SÁNCHEZ RAMOS

Acerca de Joselías SÁNCHEZ RAMOS

Soy la vida hasta que muera. Historiador y cronista de Manta - Jocay, mi ciudad puerto de Manabí, Ecuador. Periodista - Docente en la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, Ecuador - Mis estudiantes me llaman "Maestro de la sonrisa eterna". Mi Facultad me declara "Patriarca de la Facco". Para mis lectores soy un "Diálogo con Joselías". Soy amante de la vida, río a carcajadas, con Cecilia somos una familia de cuatro hijos y nueve nietos, por ahora. Bailamos "chévere". Nací junto a las olas, vivo frente al mar, converso y río con mis padres que siguen iluminando mi vida aunque estén muertos. Mis hijos son maravillosos. Cada uno de ellos me llena de asombros. Los amigos son libros abiertos para la descontextualización de la relación humana. Proclamo la paz y respeto la diversidad.

Manabí y su GAD provincial.

MANABI Y SU GAD PROVINCIAL

Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com / 2018-06-22.

Hola amigos. Manabí vive el mes cívico de su provincialización. Este 25 de junio recuerda los 194 años de su creación. El Gobierno Grancolombiano resuelve su creación el 25 de junio de 1824 como provincia del Departamento de Guayaquil.

Seis años después, el 13 de mayo de 1830, el Departamento del Sur se separa de la Grancolombia y los notables de Quito crean la República del Ecuador. Manabí celebra su creación. Ecuador no celebra la fecha de su creación.

Desde el año 2003 su Consejo Provincial, hoy GAD provincial, promueve esta celebración al declarar a Junio como el mes del manabitismo, como el mes de la identidad manabita.

M22 Manabi chola - montuvia

Durante este mes se enaltecen los valores culturales de los manabitas, desde su oralidad, amorfinos, música, danza, literatura; se recuerda su patrimonio histórico y sus tradiciones ancestrales como la gastronomía; se promueve la unidad de sus habitantes, el afecto a su tierra como la “querencia” de sus mayores.

Manabí presenta al Ecuador y al mundo la riqueza turística de su territorio desde desde sus 300 Km de hemosas playas y envolvente mar, hasta el asombroso paisaje de sus valles y montañas donde trinan miles de aves y en las noche de luna llena sus habitantas de las tabladas conversan con las estrellas.

Manabí comienza a mirarse a sí misma como la provincia chola – montuvia del Ecuador plurinacional.

CONSEJO PROVINCIAL.

M22 GAD provincial

El Consejo Provincial, hoy Gobierno Autonomo Descentralizado provincial, como organismo político administrativo nace con la Constitución de 1830 dado que el territorio está dividido en Departamentos integrados por provincias.

En 1835 al eliminarse el departamentalismo, la república conserva las provincias como división polìtico – administrativa de su territorio bajo el mando de un gobernador. Para 1843 se vuelve a establecer el Consejo Provincial que, pocos años después, se transforman en Juntas Provinciales y luego en Cámaras Provinciales que son eliminadas. Todo esto genera inestabilidad en los territorios provinciales con la prevalencias de las municipalidades.

La Constitución de 1928 crea los Consejos Provinciales. Sus funciones fueron limitadas a la organización de elecciones y escrutinios para Presidente, diputados y consejeros provinciales. En 1935 fueron suspendidos por el gobierno de Federico Páez.

En la Constitución de 1946 se vuelven a crear los Consejos Provinciales. El de Manabí queda en acefalía por el abandono de sus consejeros.

El 11 de marzo de 1947 se instala el Consejo Provincial de Manabí con consejeros principales y suplentes designados por la Asamblea Constituyente. Su primer presidente es el doctor Oswaldo Loor Moreira y sus primeros consejeros son los señores: Dr. Horacio Sierra Alarcón, Dr. Carlos Ochoa Camacho, Dr. Aurelio Calero Molina, Sr. Mauro Guillén Vélez y Dr. Rubén Darío Morales.

PREFECTO.

La Constitución de 1967 dispuso la elección de un Prefecto para que diriga al Consejo Provincial. Dado que no se convocó a la elecciones para esta elección, los consejeros de Manabí designan a Ricardo Bowen Cavagnaro como Prefecto Provincial. En la siguiente elección de 1970 los manabitas eligen al Prof. Oliva Miranda.

Cuando se recupera la democracia, en 1978 los manabitas eligen al Dr. César Acosta Vásquez como Prefecto. Desde el 2005 hasta la fecha, ejerce la Prefectura Provincial de Manabí, el Ing. Mariano Zambrano Segovia.

GAD PROVINCIAL.

La Constitución de 1998 los reconoce como Gobierno Seccional Autónomo. Con la Constitución del 2008 y la vigencia del Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (COTAAD) surgen los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) provinciales para la promoción del desarrollo y la garantía del buen vivir, a través de tres funciones integradas: Legislación, normatividad y fiscalización; Ejecución y administración; Participación ciudadana y control social, de conformidad con el ejercicio de sus competencias.

MARIANO ZAMBRANO.

M24 Prefecto M. Zambrano

Desde el 2005 hasta la fecha, ejerce la Prefectura Provincial de Manabí, el Ing. Mariano Zambrano Segovia.

A sus 69 años de edad se ha convertido en un líder político de reconocidos logros a favor del desarrollo de su provincia. Es visible su vehemencia para proteger la naturaleza manabita en cuyo territorio ha sembrado miles de árboles. Considera que “desde todas las instancias se debe preservar la identidad cultural autóctona de la provincia, enriqueciéndola con nuevos valores y con el desarrollo de las artes”. (Joselias, 2018-06-22)

Manabí e Isabel Muentes de Alvia.

MANABI E ISABEL MUENTES DE ALVIA.

Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com / 2018-06-20.

Hola amigos. Hoy evocamos y rendimos homenaje a María Isabel Muentes de Alvia, la primera mujer montonera de la revolución alfarista, la mujer de la cholería manabita que alienta la insurrección, que inicia la lucha por los derechos y la educación de la mujer, por la libertad de los marginados de la patria, de los cholos y de los montuvios, de los pueblos ancestrales de la Sierra y de afroecuatorianos.

Los manabitas y los hombres libres de la patria deben reconocerla como “heroína ecuatoriana de la revolución alfarista”.

Es una mujer excepcional. Su natalicio, en Colorado, el 20 de junio de 1838, es motivo de orgullo y recordación. Hija de caciques, desde muy pequeña mostró su orgullo y temple femenino reclamando el derecho de la mujer a ser respetada más allá de la sumisión que le impone la iglesia.

El escritor alfarista, Dumar Iglesias Mata, sostiene: “Fue ella (María Isabel Muentes) quien organizó la “fragua de Colorado”, la que le dió el fusil para que el Héroe Nacional Eloy Alfaro Delgado, protagonice el histórico primer levantamiento armado aquel memorable 5 de junio de 1864″. Así se inicia la revolución liberal que culmina el 5 de junio de 1895.

PERFIL DE MUJER.

Sustentado en el historiador J.J. Pino de Icaza, el Dr. Dumar Iglesias dice que Isabel era: “morena, la cabellera en bucles sobre el cuello. Los almendrados, garzos, cargados de una sombra de dormida voluptuosidad que le amorataba los párpados”.

“El cuerpo juncal y delicioso en el detalle de la cintura estrecha y el vientre sumido, destacando los senos altos y erectos, estrábicos pequeños bajo la blusa de saraza blanca, cruzada de meridianos rojos, como dos peras de delicada dulzura”.

“Los brazos armoniosos y delgados. Las manos finas y aristocráticas. Y bajo la almidonada pollera campesina, remate de dos piernas que el deseo adivina largas y bien formadas, los piececillos delicados, de tobillos esbeltos, ocultos en las abarcas de toquilla. Pie de cabrita saltadora, para el símil discreto de un cantar de cantares campesino…”

VIUDA.

Jorge A. Cedeño Palacios, sustentado en las obras del escritor azuayo, Dr. Carlos Aguilar Vásquez, recuerda que María Isabel Muentes, ya viuda, se hizo cargo de las propiedades agrícolas de su marido y alumbró a su primogénito a quien cría y educa con esmero y dedicación; el joven, al cumplir su mayoría de edad, emigra a Perú.

Posteriormente forma hogar con don Manuel Toro y tiene considerable descendencia. Recibe una pensión por el montepío de su esposo, el capitán Pascual Alvia, según se lee en el informe del Ministerio de Guerra y Marina del Ecuador fechado en 1915.

Vivió más allá de los 80 años y siempre recordaba la brillante trayectoria de su héroe, el Gral. Eloy Alfaro.

HOMENAJE.

Los manabitas debemos rendir homenaje a las mujeres de la revolución alfarista, de manera especial a Isabel Muentes de Alvia porque ella mostró el camino para la reivindicación de la mujer ecuatoriana.

Alfaro no olvidaría que fue Isabel Muentes quien organizó la “fragua de Colorado”, quien le dio el fusil para derrotar al ejercito gobiernista y quien mantuvo la antorcha encendida de la revolución alfarista.

En memoria de la primera montonera y en homenaje a esta heroína, el parque de Colorado se llama “Isabel Muentes de Alvia”. El Municipio de Montecristi declaró a Colorado como “Centro de la cultura de Montecristi”. La Casa de la Cultura Ecuatoriana, núcleo de Manabí, en el 2014, develizó una placa recordatoria, y los ciudadanos iniciaron una colecta para la construcción de un mural que evoque a Isabel entregando el fusil a Eloy Alfaro.

CONVOCATORIA.

Este 20 de junio, con motivo de los 180 años del natalicio de Isabel Muentes, los niños y jóvenes de las unidades educativas de la provincia, en las escuelas, colegios y universidades, deben recordar a esta “heroína ecuatoriana de la revolución alfarista”. Los medios de comunicación deben hacer lo mismo.

Felicito al Centro AGP Manta y a su digna directora quien está convocando para las 14:00 en el Museo Cancebí para conversar sobre esta extraordinaria mujer.

Convoco a las mujeres de Manta para que asuman este liderazgo. Que reivindiquen la memoria de Isabel Muentes en ese compromiso de lucha y futuro. Las invito a mirar a Manta con sueños nuevos, con sueños imposibles. Son mujeres del siglo XXI. El futuro debe ser construido desde el presente comprometido. Todas las mujeres pueden ser Isabel Muentes como dice la Dra. María Isabel Silva, Presidente ejecutiva del Centro Cívico Ciudad Alfaro. (Josar, 2018-06-20)

Manabí vive en Manta.

MANABÍ VIVE EN MANTA

Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com / 2018-06-18.

Hola amigos. “Los manabitas, al celebrar 194 años de vida provincial debemos valorar todo el esfuerzo entregado para mejorar nuestras condiciones de vida y avanzar hacia el progreso, que muchas veces se cree que debe centrarse en las grandes ciudades”, destacó el alcalde de Manta, Ing. Jorge Zambrano,  durante la “Hora Cívica” municipal, del lunes 18 de junio, convocada para celebrar el mes del manabitismo.

El evento se cumplió en los bajos del Palacio Municipal con la participación de concejales, autoridades locales, ciudadanos y estudiantes de varios planteles educativos.

JÓVENES.

“Los jóvenes estamos llamados a prepararnos para asumir el liderazgo que en su momento corresponda, para trabajar por el progreso de Manabí y el país”, proclamó el estudiante Leonardo Alvia Anchundia de la U.E. José Salazar Mero, en tanto que la joven Isa Hernández, de la U.E. Manabí, declamó un poema en honor a la provincia.

ALFARO.

Alfaro fue el tema central de todas las intervenciones, de María Guadamud quien resaltó las grandeza cultural, turística y productiva de Manabí; y del alcalde quien destacó que “los manabitas debemos ganarnos el respeto y no avergonzarnos porque nos digan montubio, cholo, mestizo; porque esas son nuestras raíces y debemos estar orgullosos”.

FERIADO.

La fecha aniversaria de Manabí es un día declarado feriado y, considerando que el 25 de junio es lunes, el feriado comprende tres días: sábado, domingo y lunes. (Joselías, 2018-06-18)

Mantenses5 por el centenario. Tres viejos manteños.

MANTENSES5 POR EL CENTENARIO.
Tres viejos manteños.

Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com / 2016-06-18.

Hola amigos. Fue un encuentro de casualidad y causalidad. Casualidad porque ocurrió, así, de improviso, sin habernos convocado nos encontramos en una panadería. Causalidad porque comprar pan fue la causa para ir a la panadería; el efecto fue el encuentro.

ENCUENTRO.

05.1 Ruperti, Josar y Alarcon

Este encuentro sorpresivo generó recuerdos de relación, la relación de nuestro tiempo de vida y la ciudad-espacio-territorio en que vivimos.

En un espacio de ese tiempo y vida nos encontramos 220 años de vida. Julio César Ruperti Ruiz, 72 años; Telmo Segundo Alarcón Molina, 74 años; y yo, 74 años.

Lo primero, la sorpresa; lo segundo, el abrazo; lo tercero, la conversación, de la que surgieron los recuerdos.

RECUERDOS.

Es interesante observar la relación de tiempo y vida; la relación de espacio y tiempo. Nuestro presente se fue alargando hacia el pasado y nos encontramos en el viejo mercado para saludar al papá de Segundo Palma Peralta, “Arroz seco”, y mirar al frente donde Navarrete vendía utensilios de losa e irnos hacia atrás para llegar al “Merendero” de don Bartolo.

Ese viejo mercado que el Dr. Carlos Ochoa C., presidente del Concejo trasladó hasta el actual mercado central y donde hoy se levanta la Plaza Cívica Eloy Alfaro.

Entonces me acordé de la fonda de doña Luz, concurrida y apetecida por el buen sabor de sus comidas. Doña Marina, su hija, y mamá de Cecilia, me contó una anécdota sobre el uso del pinón en las comidas.

Esa Manta de las añoranzas de las que habla Jhon Milton Palma en sus libros y maravillosamente recrea Santos Miranda Rojas en su Criollismo Mágico, es la Manta de los niños y de los jóvenes que están construyendo sus esperanzas,

CENTENARIO.

Es nuestra Manta, la ciudad que se apresta a celebrar los 100 años años de la Casa Azúa (Museo Cancebí) en este octubre del 2018, y se prepara para celebrar el centenario de su cantonización el próximo 4 de noviembre de 2022.

Es la Manta de Ruperti y Alarcon, amigos de calles y de encuentros, viejos amigos porteños.

LUIS A. ARIAS TOALA

En Facebool, don Luis A. Arias Toala inserta el siguiente comentario: “La mejor casualidad, que viven aún estimados amigos, tengo el agrado de encontrarlos cada cierto tiempo por separados. Manta es parte de ustedes, la ciudad puerto ha quedado debiéndoles por el significativo aporte brindado por ustedes. Abrazos a estos cholos de verdad.” (Joselías, 2018-06-18)

Mantenses3 por el centenario. Familias que construyen la ciudad.

MANTENSES3 POR EL CENTENARIO.
Familias que construyen la ciudad.

Joselías Sánchez Ramos / sjoselias@gmail.com / 2018-06-13.

Hola amigos. Nos encontramos en el Mall del Pacífico, primero con Ramòn Azua y luego con las hermanitas Corral, doña Blanca de Zanchi y doña Sonia de Rojas. Un encuentro de mantenses por el centenario. Familias que han construido a la ciudad y fortalecido su entorno social y económico.

APORTES FABULOSOS.

03.2 Diálogo

La IBE (Industria Botonera Ecuatoriana) de la familia Zanchi fue todo un emporio en la era del ferrocarril y de la tagua. La Casa Azua, de la cual Ramón es uno de sus legendarios representantes, fortaleció la exportación de productos agrícolas como algodón, tagua, cacao y montaron la primera planta eléctrica que iluminó a Manta. La Casa Azua de ayer es hoy el Museo Etnográfico Cancebí frente a la Plazoleta Azua cuyo terreno fue donado por don Ramón Virgilio Azua, nombre de una tradicional escuela de Tarqui que el Ministerio de Educación quiere desaparecer.

Ellos han dado todo. No han pedido nada. El Municipio erigió un busto de don Ramón Virgilio. Lo mismo debiera hacer con la familia Zanchi.

FAMILIAS PORTEÑAS.

03.3 Dialogo Ramón

Estas familias y muchas otras de las viejas familias de Manta participaron en las gestas de la cantonización, se reunieron para crear la Cámara de Comercio, se movilizaron para traer el agua desde Pacoche y mas tarde desde Cazalagarto, gestionaron el pequeño muelle de 50 metros y las obras portuarias, el puerto, su autoridad portuaria y el puerto de transferencia; gestionaron las primeras escuelas, los colegios fiscales y apoyaron la apertura de los colegios particulares; gestionaron la universidad de Manta, primero como extensión y luego como universidad estatal; en esto insisto que la Uleam no es obra de un solo hombre sino de la voluntad de un pueblo, de su gente y sus dirigentes.

PARO CIVICO 1975.

Reclamando fondos para las obras de infraestructura, en 1975 le hicimos un paro cívico a la dictadura militar de Rodríguez Lara. Bueno, llegaron los fondos pero nos costó el encarcelamiento de cinco héroes cívicos de Manta: Pedro Balda, César Acosta, “Espinita” Largacha, Guillermo Proaño y Gonzalo Vera; como era Secretario de la Junta Civica que convocó y organizó el paro cívico, fui perseguido por la “pesquiza” (agentes de seguridad) y permanecí algunos meses en el ostracismo.

Los mantenses, somos aquellos que no esperábamos que el gobierno nos dé como dádiva, sino que nos movilizábamos hasta Quito para demostrar la unidad de los mantenses y el derecho que nos asiste.

RECESO.

Cuando alguien me pregunta que le pasa a Manta, les digo que no se preocupen, estamos en un receso, esperando que los hijos de la gente que llegó desde otros lados, respire bien nuestro aire marino y se levante altivo para defender esta tierra que ya les pertenece.

MANTA BONITA.

Tras el encuentro y la conversación que se genera en los pasillos de estas áreas comerciales que llamamos “mall” o ”shopping”, me surgió la poesía de don Jorge Cevallos Calero que la comparto con ustedes:

“Manta bonita / Pujos de puerto / Al verte linda /¡Qué pena tengo!

Porque las niñas bonitas / Como tú, Manta de ensueños / Atraen, con nueva vida / Amores de forasteros.

Y entre sus cantos y risas / Queriéndolo o sin quererlo, / Al son de sus fantasías, / Los traen desde muy lejos.”

100 AÑOS.

Vamos a cumplir 100 años de cantonización (2022) de los más de 1.500 años de vida história que tiene nuestro pueblo.

DAMIAN PANTA DICE:

El periodista, Damian Panta Macías, en las redes sociales inserta este mensaje: “Extraordinario maestro, volveran a reverdecer los algarrobos y florecer los muyuyos en Cancebi y llegaran los días de justicia para la centenaria Manta y se hará justicia también con ustedes. Un enorme abrazo para usted, mi entrañable maestro”. (Joselías, 2018-06-13)

Mantenses2 por el centenario. Amigos del árbol ciudadano de Manta.

MANTENSES2 POR EL CENTENARIO.
Amigos del árbol ciudadano de Manta.

Joselías Sánchez Ramos / sjoselias@gmail.com / 2018-06-12.

Hola amigos. A pie del ceibo de 17 años, en la Plazoleta Azua, allí nos encontramos. Un encuentro de saludos, preguntas y respuestas surge entre don Luis Erazo, Lely Franco y este amigo indagando sobre el árbol.

Bajo el cuidado de don Luis Erazo ha crecido hermoso, robusto y sorprendente. Doña Jacqueline Simon de Munizaga lo sembró el 14 de febrero de 2001 empleando técnicas especiales para evitar que las poderosas raíces levanten el pavimento de la Plazoleta Azua. El 14 de febrero de cada año ella nos reúne para celebrar al ceibito del amor y la amistad como lo llama. Yo lo llamo árbol ciudadano de Manta.

02.2 Árbol ciudadano

– ¿Y, esas raíces no han dañado el piso de cemento?, pregunto.

– No, contesta don Luis, agregando: Yo lo ayudé a crecer, ahora me da sombra.

Junto a nosotros está Lely Franco, periodista deportivo a quien el terremoto lo ha llevado a vivir, dice él, “en los quintos infiernos”, no sé donde será y, no le pregunto.

Luis, Lely, Cesar Mero que está más allá, y muchos otros, como el amigo “chivo” Alarcón, lo han visto crecer hasta convertirse en un “árbol ciudadano de Manta”, y como tal, nuestro árbol y sus amigos celebrará el centenario de la cantonización de Manta.

02.4 Ceibo amigo

Siembre un ceibo, en su parque o en el patio de caso. El ceibo es el árbol patrimonial de Manabí. (Joselias, 2018-06-12)

Manabí eres tú.

MANABÍ ERES TÚ.

Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com / 2018-06-17.

Hola amigos, buenos días. Saludo a los padres ecuatorianos y a los padres manabitas, los saludos desde la provincia chola – montuvia del Ecuador plurinacional del siglo XXI.

Nuestro Manabí vive sus 194 años de su provincialización. El Gobierno Autónomo Descentralizado, GAD provincial, encabezado por su Prefecto, organiza, compromete y promueve esta fiesta del manabitismo en el territorio regional.

El reconocimiento de Manabí como provincia viene desde el siglo 19. Como identidad regional nos remontamos más allá de la conquista española.

A lo largo de este tiempo, desde Manabí han salido hombres valerosos e inteligentes que han cambiado el curso de la historia.

Desde Bahía de Caráquez, los Caras remontan el Guayabamba, llegan al callejón interandino y, en las faldas de volcán Pichincha fundan la dinastía de Los Shyris y establecen el Reino de Quitus. La capital de la república le debe a Manabí su quiteñidad. Lo dice el P. Juan de Velasco aunque digan que son leyendas.

Desde Portoviejo, parte la última expedición española para fundar, de manera definitiva, a la ciudad de Santiago de Guayaquil. La perla del Pacífico le debe a Manabí su guayaquileñidad.

Desde Jipijapa, durante la Colonia, Manuel Inocencia Parrales y Guale, inteligente y altivo cacique indígena, viaja hasta España y logra del Rey el reconocimiento y posesión de sus tierras, la zona sur del Manabí actual hasta la Península de Santa Elena, hoy provincia y el norte del Guayas.

Desde Colorado, Montecristi, durante la República del siglo XIX, el héroe manabita Eloy Alfaro Delgado, el Águila Roja, a sus 22 años inicia la revolución alfarista hasta que, ya como “Viejo Luchador”, asume el poder para establecer el laicismo y la reestructuración de la República. A principios de la segunda década del siglo XX paga el precio de los grandes, con su vida.

Esta es la única revolución ecuatoriana y la primera que tiene lugar en América Latina, antes que la Revolución Mexicana y, mucho antes de la Revolución Rusa.

Nuestra provincia siempre ha marcado la posta a través de proyectos innovadores como la integración regional, sus nuevas universidades y las autonomías provinciales a fines del siglo XX; el puerto de transferencia internacional de carga, la vía interoceánica y el aeropuerto intercontinental en la primera década del siglo XXI.

Fue, hace 194 años, un 25 de junio de 1824, cuando el Congreso de la Gran Colombia, dispuso la creación de la provincia de Manabí, con sus cantones Portoviejo, Jipijapa y Montecristi.

En esa época, el territorio de Colombia se dividía en departamentos con sus respectivas capitales: Ecuador, capital Quito; Azuay, capital Cuenca; Guayaquil capital Guayaquil. Manabí era administrado por el Departamento de Guayaquil.

Durante el dominio español llamado Colonia, Manabí dependía del Corregimiento de Guayaquil. Esa dependencia no pudo jamás suprimir su identidad regional.

Desde ese 25 de junio, en los territorios de estos departamentos se constituyen las primeras siete provincias con sus respectivas capitales: Pichincha, Quito; Imbabura, Ibarra; Chimborazo, Riobamba; Azuay, Cuenca; Loja, Loja, Guayas, Guayaquil; y Manabí, Portoviejo.

En 1826, cuando el Libertador Simón Bolívar ingresa a Bogotá asume el poder de la Grancolombia, suprime la provincia de Manabí y dispone que Portoviejo, Montecristi y Jipijapa sean cantones de la provincia de Guayaquil.

Pero al año siguiente, el general Francisco de Paula Santander, quien asume el poder, restablece a la provincia y ordena que Portoviejo sea su capital.

Manabí es una identidad regional. Lo he venido sosteniendo sustentado en mis estudios sociológicos sobre la cultura manabita. Esa identidad genera pertenencia y orgullo.

“Manabí es mi orgullo”, “soy manabita”, “soy manaba”, son frases que, en voz alta, pronuncian los jóvenes nativos de esta provincia quienes, mirando flamear a su bandera la perciben como ancestralidad, identidad, riqueza y cultura”.

“Los manabitas somos trabajadores, hacemos de todo, desde labrar la tierra, crear artesanías o productos industriales, comerciar con el exterior y sobre todo pensar, crear y recrear nuestra cultura. Ningún trabajo hace decadente a nadie, más bien, nos convierte en personas responsables y dignas de admiración”, escuché hace años de boca de una bella mujer que destacaba por su inteligencia, sus logros académicos y sus sobresalientes calificaciones desde la primaria hasta su graduación profesional en la Facultad de Negocios Internacionales y Medio Ambiente de la Universidad del Pacífico en Quito.

La mujer manabita es trascendente. El ejemplo de hoy es la niña Emily Ulloa López, reconocida a nivel nacional como la “Genio de Manabí”, por su elevado coeficiente intelectual, por su destaque informático y su aporte a la investigación robótica. A sus 10 años de edad ha inventado y creado robots. Del sexto nivel de básica, fue insertada directamente a octavo nivel de básica. El GAD provincial la reconoce y otorga “Reconocimiento al Mérito Científico”

Manabí deber colocarse en el sitial que por ancestros e historia le corresponde. Unámonos manabitas para que la fuerza telúrica de esta expresión sea el incentivo de ideales por configurar, de propósitos por alcanzar y logros por mostrar.

M17.1 Manabi

Somos, manabita uno, manabitas todos. Oportunidad para agradecer al GAD de Manabí, al señor Prefecto, Mariano Zambrano y a la Sra. Vice-Prefecta, Clarita de Zambrano. El pasado 14 de junio recibí Oficio No. 449-SG-GPM-2018 suscrit por el Prefecto de Manabí mediante el cual me invita a la sesión solemne del 25 de junio para que reciba la Condecoración “Eloy Alfaro Delgado” al Mérito Rescate del Patrimonio Cultural de la Identidad Chola – Montuvia de Manabí”, una resolución del pleno del GAD.

Bien vale este fecha para compartir la alegría del manabitismo y mi humilde alegría por tan enorme e inmerecido reconocimiento.

Manabita. Los sueños son tuyos. La vida es de tus hijos. Manabí es sueño, vida, hijos. Manabí eres tú. (Joselías, 2018-06-17)

Manabí. El orgullo de ser ecuatoriano.

MANABÍ. EL ORGULLO DE SER ECUATORIANO.

Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com / 2018-06-10.

Hola amigos. El sol sale como todos los días pero en Manabí algo está cambiado después del terremoto. Los habitantes de esta pequeña región nos estamos reencontrado a lo largo de 194 años de manabitismo. Multiculturales, plurinacionales y diversos, estamos construyendo un alma nacional, un orgullo de ser ecuatoriano, a partir de múltiples fenómenos culturales. Montecristi se erige como la ciudad del canto lírico. Portoviejo reconstruye sus escenarios para fortalecer su capitalidad. El cholo manabita reclama su inclusión en la Constitución. Manta se precia de su destino cultural, su teatro, amorfino y danza, mientros todos cantamos el Manabí de Elias Cedeño o danzamos con la Tejedora manabita.

Seguimos adelante Ecuador. Orgullosos de lo que somos, de lo que representamos, de lo que tenemos, orgullosos de ser como somos. Somos manabitas.

Los manabitas nos preciamos de poseer una identidad incuestionable, construida sobre la diversidad cantonal. Somos un modelo de pensamiento, un paradigma de la unidad en la diversidad desde donde surge esta poderosa vocación natural para pensar y trabajar por la unidad nacional, mayúsculo sentimiento que nos hace fraternos con nuestros hermanos de esos “cuatro mundos” ecuatorianos de los que tanto se habla en esta patria plurinacional.

Esta vocación de unidad nacional alentó las visiones del manabita Eloy Alfaro que nace en Montecristi el 25 de junio de 1842. La construcción del ferrocarril Guayaquil – Quito es el mejor testimonio. Haciendo sonar el silbato, la primera locomotora llega a la capital de la República el 25 de junio de 1908. Ha superado todas las dificultades, le entrega al país su obra magna para unir las dos regiones y comenzar a fabricar la unidad nacional de costeños y serranos.

Su revolución, la revolución alfarista, identificada con la libertad, genera un nuevo modelo de pensamiento en nuestro país: el laicismo, esa doctrina de libertad educativa que respeta la diversidad de pensamiento, que trasciende por su tolerancia y respeto al modo de pensar del otro, que alienta la educación científica, que fortalece la conciencia de libertad y solidaridad humana, y que, como resultado de su ejercicio y aplicación, Ecuador puede preciarse de su democracia y su estado constitucional de derechos y justicia.

En homenaje a Eloy Alfaro y su trascendente pensamiento libertario, el Estado Ecuatoriano establece que el 25 de junio de cada año, coincidiendo con su natalicio, se consagre a la libertad educativa y se reconozca como “Día del Laicismo Ecuatoriano”. El Acuerdo Ministerial No. 968, se expide el 14 de febrero de 1989 y dispone que en esta fecha, escuelas, colegios y universidades organicen debates, seminarios, conferencias, actos culturales y oros eventos durante los cuales se haga trascendente la obra de Alfaro y se discutan los logros y aspiraciones de la educación ecuatoriana fortalecida con el legado filosófico del laicismo.

Pero esta fecha encierra otros dos fenómenos de comunicación histórica estrechamente vinculados con la sociología política y educativa de Manabí: la provincialización y el inicio de labores de la Universidad Técnica de Manabí.

Este año celebramos los 194 años de nuestra constitución como provincia. No es la simple creación de una provincia, es algo más. Por ejemplo, la Provincia de Manabí nace el 25 de junio de 1824, es decir, nace antes que la República del Ecuador. Ecuador se constituye como Estado el 13 de mayo de 1830; su historia republicana tiene sólo 184 años.

Es un elemento de análisis para reafirmar que los manabitas hemos construido una identidad cultural muy propia porque aprendimos a querer lo nuestro, a recordarlo, a sentirlo y esta condición cultural nos ha procurado la fuerza social para transformar nuestras debilidades en fortalezas, para aprender a construir sobre nuestros desastres, para superar las derrotas con una extraordinaria cultura que no se ha estancado en la marginalidad ni en la queja sino que ha confrontado sus propios errores para crecer como individuo y como colectividad.

Dos entes protagónicos surgen de este quehacer de tiempo y espacio: el montuvio y el cholo, el agricultor y el pescador, el provinciano y el pata salada. Estos dos entes antropológicos logran transformar lo despectivo en símbolo de orgullo para conceptualizarse a si mismo con una identidad muy propia: “manabita”.

Tengo escrito una obra, un ensayo como “Una visión antropológica e histórica de Manabí como región provincial con una identidad cultural y unidad política administrativa”, en la cual sostengo que la identidad cultural manabita es una “Identidad regional definida como conciencia compartida de los habitantes de Manabí, conciencia de pertenencia a una comunidad regional específica, resultado de un largo proceso dialéctico que se inicia en la prehistoria latinoamericana, se condiciona durante la conquista, se refuerza durante la colonia, se vigoriza durante las luchas de la independencia, se trasluce durante la República del siglo XIX como revolución alfarista, para convertirse en una “ideología manabita” desarrollada sobre la territorialidad y la etnicidad.”

Mi país, Ecuador, adolece de esta identidad cultural porque a lo largo de sus 188 años de vida republicana no logró, ni siquiera reconocerse como Estado, cuando desecha su propia fecha de creación como Estado republicano. Las visiones culturales de quienes han gobernado la República aún siguen persiguiendo los fantasmas de la Colonia recordando los “10 de agosto” o pretendiendo heroicidad en las guerras de la independencia recuerdan los “9 de octubre” o “24 de mayo”, de manera que no han creado sus héroes republicanos y, si alguno ha surgido, lo han arrastrado hasta quemarlo pretendiendo desaparecerlo de la historia.

En Manabí no ocurre aquello. Aquí celebramos nuestra nación manabita que nace el 25 de junio de 1824 y, sin olvidar nuestro pasado histórico, hurgamos en el futuro para fortalecer nuestro país con nuestra propia experiencia social. Por eso estamos trabajando en la creación de una región donde el pensamiento académico y la reflexión crítica surge de las aulas de nuestras cuatro universidades estatales y nuestras universidades particulares sean en Calceta, Jipijapa, Portoviejo y Manta.

Mientras Quito posee una Universidad centenaria y Guayaquil también se precia de lo suyo, nosotros, los manabitas, recordamos con algarabía y confianza, los 52 años de nuestra Universidad Técnica de Manabí que inicia el proceso de enseñanza – aprendizaje académico – científico desde el 25 de junio de 1954 al amparo de las visiones extraordinarias del maestro Paulo Emilio Macías.

Equivocados aquellos que predican la marginalidad del poder central hacia provincias como la nuestra. Ilusos, diría yo, porque en su desconocimiento histórico están pensando como piensa el centralismo del poder. Pero, Manabí es una calma extraña hasta que, saturada de la indiferencia, se levanta como tempestad para reclamar sus derechos.

Portoviejo está de pie. El Comité de Lucha por las obras de Manabí se reunirá con el GAD provincial y está convocando a una marcha cívica para el 21 de junio. La misión inicial es defender la salud de los manabitas y mantener el “Verdi Cevallos Balda, como el hospital general de la ciudad.

Entonces, surgen desde todos nuestros rincones que Ecuador necesita un Presidente manabita. Una buena aspiración. Mas, convoco a los manabitas pensar y decidir adecuadamente en las elecciones de marzo de 2019. Necesitamos líderes que confronten su pensamiento, discutan sus propuestas, reconozcan sus errores y aprendan de la sabiduría de aquellos ciudadanos, que desde sus trincheras de trabajo y desde sus hogares de vida, nos enseñan el orgullo de ser ecuatorianos.

Manabitas. Después de seis años, en el 2024, Manabi cumplirá 200 años de su creación. Preparemos a nuestros jóvenes para conquistar el mundo y dirigir la política del Ecuador plurinacional del siglo XXI. (Joselias, 2006-06-10)

 

Mantenses4 por el centenario. Familia Quimís de Tarqui

MANTENSES4 POR EL CENTENARIO. FAMILIA QUIMÍS DE TARQUI

Joselías Sánchez Ramos / sjoselias@gmail.com / 2018-06-14.

Hola amigos. Un agradable encuentro en la zona de playa de la vieja Tarqui, escenario del terremoto 16-A. La tarde pinta su dorado cotidiano mientras llego a casa de la familia Quimís Anchundia. Allí estaban los hermanos Quimís, esos viejos pescadores, aventureros audaces desde el bongo con vela y remo hasta la fibra con motor fuera de borda.

ENCUENTRO.

M4.2 Grigory

Sentada, conversando con sus hijos, encontré a doña Rosa Lidia Anchundia Mero de Quimis, nacida en Manta hace 82 años, en 1936 . El lugar es el mismo, su casa, su entorno, la familia, los vecinos, desde aquellos viejos tiempos cuando vivía don Ramón Pedro Quimís Tumbaco, su esposo, pescador que enseñó este arte a sus hijos y, cuando ya no pudo “hacerse a la mar”, se ganó la vida vendiendo “frescos y prenzados” con el hielo que le compraba a La Sirena.

FAMILIA.

Los Quimís Anchundia forman parte de esas viejas familias mantenses que se asentaron entre los arenales de la playa del sagrado mar de Tarqui. Su profesión es la pesca artesanal, arte y economía que heredaron de sus mayores.

“Con mi esposo Ramón tuvimos seis hijos. Tres mujeres: Regina, Mariana y Érika. Tres varones: Kléber, Roberto y Carlos, cuenta doña Lidia mientra mira al mar entre los carros que circulan por la vía Puerto – Aeropuerto.

AMIGOS.

Grígory, mi hijo, se encuentra con estos viejos amigos de su adolescencia. El abrazo entre ellos es cordial y agradable. Evoco esos tiempos, antes del terremoto, las fiestas del barrio, San Pedro y San Pablo, Navidad, fin de año, las fiestas del comercio y del 4 de noviembre.

MANTEÑIDAD.

M4.3 Flia Quimis y Joselias

“Nosotros no celebramos ninguna fiesta parroquial porque somos parte de la gran ciudad de Manta que se reune el 4 de noviembre de cada año para la cantonización, me dice el “hombre alambre” como se le conoce a Kléber.

Los tres coinciden. “Ojala estemos vivos para celebrar el centenario de la cantonización de Manta”, exclaman Ramon Kléber, 60 años; Roberto Leopoldo, 52 años; y Carlos Orlando Quimís Anchuncia, 42 años.

Esta familia, como muchas otras de nuestro pueblo, han mantenido la manteñidad como un patrimonio de la identidad cultural de Manta. (Joselías, 2018-06-14)

Manabí: la unidad en la diversidad.

MANABÍ: LA UNIDAD EN LA DIVERSIDAD

Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com / 2018-06-07.

Hola amigos. El creador de la integración nacional fue el manabita Eloy Alfaro Delgado. El 25 de junio de 1908, conducido por el maquinista Arturo Munizaga, llega a Quito desde Guayaquil, la locomotora No. 8, a través del ferrocarril trasandino que enlaza las dos ciudades más importantes del Ecuador.

Doce años antes, en 1899, con su visión de unidad nacional, estructura al ejército ecuatoriano y crea el Colegio Militar que hoy lleva su nombre. En 1910, en la frontera, ese ejército gritaba: “Túmbez, Marañón o la guerra”, perfilando la aspiración de un Estado Nacional.

Ideas y realidades de un visionario. ¿Hombre superior? ¡Si! Por tanto, incomprendido para su época. Fue traicionado en Guayaquil y victimado en Quito. Los hilos invisibles de los poderosos exportadores y terratenientes de estas dos ciudades no podían concebir la unidad nacional.

Es fácil entender, entonces, el discurso de sus políticos, periodistas, poetas, escritores, empresarios, economistas y sociólogos quienes reclaman la “unidad nacional” mientras se niegan a reconocer la existencia de las otras provincias porque consideran suyas.

Quito cree que la Sierra le pertenece; después de los años 70’s también asumió el Oriente y se llevó el petróleo; después de los años 90´s se cree dueño de la ecología, del turismo y de Galápagos. En estas dos primeras décadas del siglo XXI se cree dueño del conocimiento, la ciencia y la tecnología. Guayaquil se cree dueño de la Costa, de los puertos y de la riqueza de exportación; ahora ya tiene Posorja, puerto de transferencia internacional de carga para el siglo XXI.

Ellos inventan la teoría del péndulo para justificar que la Presidencia de la República debe variar entre un serrano o un costeño que ellos escogen y manipulan. De vez en cuando se rasgan las vestiduras e invocan el regionalismo, el centralismo y otras invenciones que esparcen a través de sus medios de comunicación para hacer creer que esta es la realidad del país.

La Constitución establece la territorialidad de las regiones que no la pueden aplicar porque existe una provincialización muy insertada en el alma popular de los ecuatorianos, aunque insisten en la distritalización para generar una Manabí del Norte y una Manabí del Sur.

En este realidad inventada aparece Cuenca con su inocencia poética y su insondable visión para alzarse con la cultura y revestirse como “Atenas del Ecuador”.

Al sur está Loja que, en 1859, se proclamó Estado Federal mientras Quito, Guayaquil y Cuenca proclamaban gobiernos diferentes.

Esta disquisición para preguntarnos: ¿Por qué el manabita Eloy Alfaro pudo tener una visión de unidad nacional y trabajar la integración ecuatoriana?

Simplemente por eso, porque es manabita, porque respetaba la diversidad de la gente que habitaba las distintas provincias de la Sierra o de la Costa, porque entendía que cada una de ellas tenía sus propias aspiraciones y realidades.

Manabí ha sido, es y será, el ejemplo más patético de la unidad en la diversidad que tanto buscan los europeos y que los ecuatorianos de Quito y Guayaquil no entienden ni entenderán por su escasa o ninguna experiencia vivencial en comunidades que tienen una identidad común aunque piensen diferente.

Fuimos dos pueblos: Portoviejo y Jipijapa. Al reconocerse a Montecristi, fuimos tres cantones. Luego sumamos trece. Hoy somos 22 y, con la Manga del Cura como cantón, seremos veintitrés.

En Manabí, ningún cantón se siente inferior como tampoco hay una ciudad que sea superior a las demás. Cada cantón trabaja por ser diferente y superior. Portoviejo es la capitalidad del sentimiento provincial. En ello reside nuestra fuerza y nuestra identidad regional: somos manabitas, respetuosos de nuestra diversidad, creyentes de nuestra unidad.

A esto, los burócratas llaman cantonismo y dicen que somos desunidos.

Son ignorantes. No entienden la unidad en la diversidad porque, a pesar de la constitucionalidad de un Ecuador plurinacional, han invisibilizado al pueblo cholo del Ecuador, simple y llanamente porque desconocen la realidad del entorno ecuatoriano.

Razón tiene Portoviejo cuando se convoca para una marcha cívica el 21 de junio de 2018 porque, en la verborrea centralista, es tan fácil pasar el nombre de un hospital (Verdi Cevallos) a otro (hospital de especialidades) y declarar que lo han ubicado en la categoría dos.

El junio manabita debe ser un mes de reflexiones, acciones y consecuciones, no sólo para los viejos, poseedores de la sabiduría, sino y sobre todo para los jóvenes, poseedores de la energía. No se preocupen de la burocracia centralista, siempre será ignorante del Ecuador profundo y tienen miedo de soltar el poder porque no saben vivir de otra cosa sino del herario nacional. Somos la unidad en la diversidad. (Joselías, 2018-06-07)