Familia Manta centenaria

La mamá de los Sánchez Pinoargote

Una sinfonía de sonrisas y colores iluminó a la mamá Cecilia Pinoargote de Sánchez.

LA MAMÁ DE LOS SÁNCHEZ PINOARGOTE
Joselías, 2022-05-08.

En todos los hogares del mundo la mamá recibe el cariño de sus hijos.
En mi hogar.
También hubo fiesta.
La ternura invadió toda la estancia.
Una pequeña nostalgia por el hijo ido.
Cecilia es fuerte.

A lo largo del día fue recibiendo abrazos.
Besos y presentes de sus tres hijos vivos.
Su nieta, que crió como hija,
A su lado estuvo sonriente.

Observo, su alegría y su sosiego.

Es una madre que se expande orgullosa por los hijos que gestó en su cuerpo.
A todos parió con alegría.
El dolor de parir se desvanece al mirarse en ellos,
Mientras sus brazos rodean los pequeños cuerpos.

Una madre es un canto a sí misma.
Cada abrazo parecía decir:

“Yo me celebro,
Y cuanto hago mío será tuyo también,
Porque no hay átomo en mí que no te pertenezca”.

Las palabras de Walt Witman en sus Hojas de hierba.

Desde los Estados Unidos, Paul le envió un pastel mientras en el FaceTime cantaba de alegría.

Candy llegó con un Anturio para hacerle brillar sus miradas.

Candyta le colocó alrededor del cuello una cadenita de amores infinitos.

Grígory llegó desde Santo Domingo con una rosa roja y su mirada de sempiterna gratitud. A su lado Julitza, su cónyuge.

Rocío, su hermana, también una flor roja, para afirmar la hermandad Pinoargote.

Desde la mañana, sus dos plantas “peregrinas” le regalaron flores rojas y amarillas.

En la noche, Emilito, su nieto, quien estuvo trabajando en este «Día de las Madres», llegó junto a su hermanito Elías para entregarle una canastita llena de frutas adornadas como un ramo con el sello de su tía Maribel, Gerenta de Macedonia Arreglos Frutales.

Volvió Walt Whitman a mi memoria.

“Si no das conmigo al principio, no te desanimes.
Si no me encuentras en un lugar, busca en otro.
En algún sitio te estaré esperando”.

La madre siempre estará con los brazos abiertos esperando a sus hijos.

Mi madre, Cruz María,
siempre está a mi lado.
Escucha mis cuitas.
Sus abrazos son tan dulces
Que desaparecen las melancolías.

Se termina el Día de las Madres.
El amor de las madres no termina nunca.
Porque la Madre es la sonrisa de Dios.
(Joselías, 2022-05-08)

Soy la vida hasta que muera. Historiador y cronista de Manta - Jocay, mi ciudad puerto de Manabí, Ecuador. Periodista - Docente en la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, Ecuador - Mis estudiantes me llaman "Maestro de la sonrisa eterna". Mi Facultad me declara "Patriarca de la Facco". Para mis lectores soy un "Diálogo con Joselías". Soy amante de la vida, río a carcajadas, con Cecilia somos una familia de cuatro hijos y nueve nietos, por ahora. Bailamos "chévere". Nací junto a las olas, vivo frente al mar, converso y río con mis padres que siguen iluminando mi vida aunque estén muertos. Mis hijos son maravillosos. Cada uno de ellos me llena de asombros. Los amigos son libros abiertos para la descontextualización de la relación humana. Proclamo la paz y respeto la diversidad.

0 comments on “La mamá de los Sánchez Pinoargote

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: