Familia Hombres de mi pueblo

Perder a mi padre durante la pandemia en otro país.

Mensaje de gratitud en medio del dolor de la pandemia

PERDER A MI PADRE DURANTE LA PANDEMIA EN OTRO PAÍS.

Por Anabolena Loor Mendoza, Desde Dallas, Texas, USA, septiembre 2020.

Mi abuelo era biológicamente mi abuelo. Pero para todos los efectos, mi abuelo era mi padre. Lo llamé papá o Papi desde que pude hablar, y eso era lo que él quería.

No tuve en mi vida a mi padre biológico. Lo conocí una vez. Fue una decepción total, excepto entretenerme al descubrir que quien me había dado la vida tuviera gestos, se sentara, caminara y hasta le sudaran las palmas de las manos cuando se ponía nervioso igual que yo. Y fin.

Supongo que puedo agradecerle por heredar su constitución delgada; sus habilidades de mercadeo y su creatividad e interés en general por las letras y la literatura. Y lo más importante, su capacidad casi hermética de no necesitar interacción social constante que solo fomentaba su amor por la naturaleza. Queda impreso, que se lo he agradecido. “Thank you, next.”

Por esa razón, mi verdadero padre falleció cerca de las 9 p.m. (hora ecuatorial) el 9 de junio. No lo supe hasta aproximadamente 2 horas después, cuando llamé a mi madre porque, como siempre, mi tía me estaba manejando con guantes de niño y no me había actualizado sobre su estado durante todo el día.

Días previos a su fallecimiento no podía dormir, sentía una incomodidad inminente sin origen. Sentía, sin ninguna razón, que había fallado, que no estaba y que no había logrado nada más de lo común; y que mi abuelo quien esperaba grandes cosas de mí, no le podría realizar su sueño de verme juez o abogada sencillamente porque no fueron profesiones para mí.

Todo lo que supe, incluso el último mensaje que me mando mi abuelo fue de que iba a someterse a una cirugía de tráquea porque no podía respirar y sus pulmones funcionaban al 40% de su capacidad y que la cirugía seria “LO ÚLTIMO Y DEFINITIVO, ADEMÁS ES UN PROCEDIMIENTO RÁPIDO Y SENCILLO, ESPERÉMOS QUE CON LA GRACIA Y BENDICIÓN DE DIOS, ASÍ SEA. Y TÚ CÓMO ESTÁS MI REINA CONSENTIDA? CUÍDESE MI AMOR Y QUE DIOS LA BENDIGA, BESITOS Y ABRAZOS A LA DISTANCIA. TE QUIERO Y EXTRAÑO MUCHO.” 

El hecho de que mi abuelo estuviera pendiente de mí con tanto detalle y que se mantuviera en el teléfono “haciendo negocios” en su forma habitual aún en su frágil estado es lo que lo hace que sea aún más sorprendente! Pero supongo nada fuera de carácter. Su alegría y pasión por la vida lo definía como persona.

Él siempre tenía razón. Nunca se disculpaba, incluso si realmente debería haberlo hecho; él encontraría una manera de cambiar las formas y pedir disculpas por pedir que se disculpe. 

A medida que crecí en la universidad, apliqué la misma responsabilidad en mi vida personal.

Y, sobre todo, como lo demuestran sus últimos días, tenía una voluntad extremadamente fuerte. Cuanto más alguien o algo hacía que algo pareciera imposible, más se volvía su actitud hacia su modus operandi de: “¡Ya veremos eso!”

Y siempre fue algo para ver. Recordé estos rasgos, junto con todas sus historias a diario, ahora más que nunca, especialmente cuando me encuentro en un lugar en el que no planeé estar y me encantaría estar fuera. Pensaré qué diría mi papi sobre esto?, ¿qué haría?

Y como todos los latinos, finalmente llamaré a mi madre, que siempre aboga por mí, y si algo no está bien, me dirá que lo termine correctamente y siga adelante. Podemos estar tranquilos sabiendo que hemos concluido nuestro negocio privado, personal y profesional; pero sin dejar algo terminado nunca podemos seguir adelante.

Y me doy cuenta ahora, tal vez por eso me ha llevado más de cinco años terminar la universidad.

Desde el primer día estaba absolutamente aterrorizada de no encontrar trabajo. Y realmente no sé porqué. Creo que mi miedo era realmente conocer e interactuar con niños que lo tenían todo en la escuela a la que asistí. Tenían dinero, conexiones y padres muy interesados ​​en todos los sentidos. No habría fallas, algunos nunca funcionarían realmente. La mayoría trabajaría dentro de sus negocios familiares continuando un ciclo de nepotismo sin un final aparente.

Recuerdo caminar a clase y estar rodeado de todos los edificios antiguos, un profesor nos había dicho que parecía el campus de Harvard. Creo que ese día estaba de camino al edificio más hermoso del campus, que tenía un sello dorado en el medio del primer piso. El mito era que si lo pisabas nunca te graduarías, no lo sabía hasta que ya lo había cruzado muchas veces y como estudiante de sexto año realmente estoy demostrando que es verdad. Nadie lo pisa a menos que desee ser un estudiante universitario eterno.

La idea es que siempre que me he sentido más intimidada o temerosa, sí, he puesto mi fe en Dios, pero también siempre he pensado en mi abuelo. Nunca lo vi derrotado y todos sus sueños y planes; no siempre fueron como él los imaginó sin embargo, cuando miro hacia atrás ahora, lo que más me destaca cuando pienso en su enfoque hacia la construcción y el logro de sus grandes visiones es la abundancia de sus sueños y la alegría con la que vivió todos los días. No puedo imaginar a mi abuelo saliendo de un lugar sin dejar lo mejor, sin dejar su alegría en el aire como toda la elegante colonia que le encantaba usar. No puedo dejar de pensar en su alegría, en su sonrisa, en su confianza sin oler su colonia e imaginarlo en con sus “polos” con pantalones y un cinturón que combinaba con sus mocasines.

Recientemente tuve un trabajo que me dejó sintiéndome la más incompetente en toda mi vida. No me considero una persona estúpida, pero aparentemente no soy el mejor con formularios detallados. Sé que mi abuelo era tan particular en todo, como creo que todos en nuestra familia, dicen: yo lo que quiero, cómo lo quiero, cuándo lo quiero y lo quiero ahora.

Pero le pregunté a mi madre si dentro de su rumbo y trato, mi abuelo habría sido igualmente bueno en la presentación de formularios perfectamente y ella respondió que no.

“Tu abuelo no iba a molestarse con pequeñeces, él, estaría en sus visiones prometedoras y dejaría a otra persona para que se encargue de la letra pequeña.  Y dentro de poco ya estaría en su próximo gran sueño. Por eso es importante revisar todo lo que tú intentas hacer…  y eso es lo que siempre te he dicho”, respondió.

Bueno, eso ciertamente me hizo sentir mejor. Cuando miro hacia atrás ahora en mi intento de reinventarme o inventarme realmente cuando me mudé a Dallas, de Denver, para la escuela por mi cuenta, sin conocer un alma o la ciudad o incluso haber estado en la escuela, tenía mucho miedo de fallar, creo que sigue siendo mi mayor temor, pero ahora me he dado cuenta de que me parezco mucho más a mi abuelo de lo que pensaba.

En los Estados Unidos, hay un dicho: “finge, hasta que lo consigas” o “fake it, til you make it” y mi abuelo fue el rey de esa forma de vida. Es posible que haya venido de un país del tercer mundo y que mi madre solo haya trabajado en el sistema escolar, pero en la universidad, cuanto más miedo tenía, más escandalosa me salía una personalidad cuando me obligaban a presentarme e intentar a la red. Hay tantas historias que podría contar sobre este alter-ego como lo han llamado mis amigos, que todavía es accesible si alguna vez necesito promocionarme fuera de mi zona de confort.

Por ahora, dejaré con una de mis líneas favoritas para los señores con los que salí, que no encontré particularmente cultos.

Me preguntaban de dónde era y no creían que era simplemente del estado de Colorado debido a mi “aspecto exótico”. Entonces, en esos casos, respondía: “Sí, tienes razón, soy muy exótica porque nací en Sudamérica. Mi abuelo era muy amigo de Pablo Escobar, festejaban juntos, hacían negocios”.

Siempre lo creyeron y desde entonces fueron muy cautelosos conmigo.

Gracias Papi, me enseñaste bien sin que ninguno de nosotros lo supiera. Tu alegría de vivir se queda conmigo y también tu cautela. (Anabolena, septiembre 2020)

Nota. Artículo publicado en Diario El Mercurio de Manta, Ecuador, en las ediciones dominicales del 13 y 20 de septiembre de 2020.

Soy la vida hasta que muera. Historiador y cronista de Manta - Jocay, mi ciudad puerto de Manabí, Ecuador. Periodista - Docente en la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, Ecuador - Mis estudiantes me llaman "Maestro de la sonrisa eterna". Mi Facultad me declara "Patriarca de la Facco". Para mis lectores soy un "Diálogo con Joselías". Soy amante de la vida, río a carcajadas, con Cecilia somos una familia de cuatro hijos y nueve nietos, por ahora. Bailamos "chévere". Nací junto a las olas, vivo frente al mar, converso y río con mis padres que siguen iluminando mi vida aunque estén muertos. Mis hijos son maravillosos. Cada uno de ellos me llena de asombros. Los amigos son libros abiertos para la descontextualización de la relación humana. Proclamo la paz y respeto la diversidad.

0 comments on “Perder a mi padre durante la pandemia en otro país.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: