Identidad Manta centenaria

Tributo al Dr. Miguel Ángel Andrade Vélez.

Tributo al Dr. Miguel Ángel Andrade Vélez, conciudadano amigo, al médico cientista y humanista de la ciudad, al maestro universitaria, al deportista cabal. Manta pierde a un ilustre hijo.

TRIBUTO AL DR. MIGUEL ÁNGEL ANDRADE VÉLEZ.

Joselías Sánchez Ramos, / sjoselias@gmail.com / 2020-01-16.

Hola. ¿Por quién doblan las campanas?, pregunta Ernest Hemingway. Doblan por mi y por el Dr. Miguel Ángel Andrade Vélez. Doblan por nosotros, porque nadie está solo, todos estamos ligados a la humanidad y, cuando un hombre muere, con él, muere algo de nosotros.

La muerte del Dr. Miguel Ángel Andrade Vélez ha conmovido a la ciudad porque se lleva parte de la ciencia y del humanismo de los mantenses. Es la ausencia que genera luto, dolor y pena que se manifiesta en el tributo que Manta le ofrece a su vida, a su condición de médico, a su humanismo, a su familia, desde los padres que le dieron vida hasta sus hijos que constituyen su legado.

Este digno hijo del prestigioso abogado, Dr. Rubén Andrade Dávila y de la dignísima maestra, Maruja Vélez de Andrade, cumplió el legado de sus padres. En su condicion de médico hizo honor a Hipócrates y fue más allá de la práctica para superar el humanismo de los médicos.

Su figura de médico, adusto y serio, de altivo caminar por las calles de nuestra ciudad o ese jugador de tennis, tajante y esforzado, era un ser de amistades en el trato social y de humanidades lleno, cuando de salvar vidas se trataba.

Soy testigo de una de sus acciones. En una madrugada, de aquellas que se graban en la memoria, desde Tarqui llegamos al viejo hospital Rodríguez Zambrano, en la calle 10 de Agosto y García Moreno. Llegamos con un ciudadano acuchillado, cuyos intestinos fuera de la barriga, denotaban la gravedad de su estado. Se muere decíamos quienes lo recogimos. Llamen al Dr. Andrade, fue el primer grito del personal hospitalario, mientras lo conducían al quirófano. Todo fue tan rápido. En un abrir y cerrar de ojos llegó el joven galeno. Nos saludamos. Le pedí salvar a este amigo. Tranquilo, Joselías, me dijo. Larga cirugía. Fuera de peligro. Hoy sobrevive a su médico salvador.

Considerado como un maestro de la cirugía, el Dr, Andrade, uno de entre los 10 mejores cirujanos de Manta, se ganó el respeto de todos. De sus colegas médicos; de su universidad, colegas docentes y estudiantes; de sus amigos; de sus adversarios en la cancha de tennis.

“Las caídas de sol en el Umiñs nunca volverán a ser las mismas sin Miguel…”, destaca David Ramírez, desde Nueva York, mientras don José Ricardo Herrera Falcones lo reconoce como “ una persona excepcional que siempre vivirá en nuestros recuerdos”.

Esa generación de muchachos que jugaban en la playa de Tarqui: Paul, Teddy, Germán, Marcela, Sandra, a la que sumamos ahora dos cruces: Ruben + y Miguel +, entendieron las lecciones de vida, honorabilidad, paciencia, resiliencia y emprendimientos que les legaron sus padres. Ellos han construido una vida digna y honorable, hoy sobrecogida por este dolor inmenso que la muerte produce.

En su tránsito vital se encontró con la Arq. Tatiana Cárdenas Andrade, hija de doña Gigí y de Ramiro, gestores de la cultura en el Grupo Cultural Manta. El amor construye familia y de ese amor nacen Miguel, Tatiana y María Laura. Hoy, sufren, pero saben que deben cumplir el legado.

Junto a Cecilia y mi familia, rendimos tributo al médico y a la amistad del Dr. Miguel Ángel. Esa amistad que surge con sus padres y hermanos cuando fui profesor de Teddy en el Colegio San José. Esa amistad que surge con los padres de su cónyuge y de los hermanos de la Arq. Tatiana. Abrazos espirituales para Gabriela, Leonardo y Susana.

¿Qué es más valioso: la inteligencia o la conciencia?, se pregunta Yuval Noah Harari al concluir su segundo libro “Homo Deus” o “una breve historia del mañana”. No pregunta sobre la amistad. En esta era de la tecnología es obligación de los seres humanos prevalecer con la amistad. La vida del Dr. Miguel Ángel Andrade Vélez es un tributo a la amistad. (Joselías, 2020-01-16 )

Soy la vida hasta que muera. Historiador y cronista de Manta - Jocay, mi ciudad puerto de Manabí, Ecuador. Periodista - Docente en la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, Ecuador - Mis estudiantes me llaman "Maestro de la sonrisa eterna". Mi Facultad me declara "Patriarca de la Facco". Para mis lectores soy un "Diálogo con Joselías". Soy amante de la vida, río a carcajadas, con Cecilia somos una familia de cuatro hijos y nueve nietos, por ahora. Bailamos "chévere". Nací junto a las olas, vivo frente al mar, converso y río con mis padres que siguen iluminando mi vida aunque estén muertos. Mis hijos son maravillosos. Cada uno de ellos me llena de asombros. Los amigos son libros abiertos para la descontextualización de la relación humana. Proclamo la paz y respeto la diversidad.

0 comments on “Tributo al Dr. Miguel Ángel Andrade Vélez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: