Manta centenaria

Entre los requiebros de la refinería y la ciudad alimentaria.

Se convoca a construir el futuro con las ruinas del pasado y los sueños del presente.

ENTRE LOS REQUIEBROS DE LA REFINERÍA Y LA CIUDAD ALIMENTARIA.

Joselias Sanchez Ramos / sjoselias@gmail.com / 2019-09-07.

Hola amigos. Me rasgo las vestiduras por el pasado que fue un presente que tuve y ya no va más.

Observo el pasado; caráspita, ya no tiene disyuntivas.

Mi presente de las seis de la mañana se volvió pasado a las seis de la tarde.

Observo el presene; caráspita, el presente es fugaz.

Estimados amigos de todos los confines.

Armemos el futuro con las ruinas del pasado y con los sueños del presente. Tenemos que almacenar “vida”, esta vida que se escapa a borbotones entre la tristeza del hambre, esta hambre nativa que encarcela las edades, esta hambre inmigrante que se siente en las esquinas.

Armemos el futuro por sobre el asombro del ratero liberado por los jueces y la concuspicencia de los corruptos que han corrompido a la polìtica.

Estimados amigos de todos los confines.

No tenemos lágrimas para el pasado, sólo lecciones que no queremos aprender, pero, os digo, nunca es tarde, recuerda que en el camino se arreglan las cargas.

Entre los requiebros de la Refinería y la Ciudad Alimentaria, no dejes de mirar que ya tenemos una base aérea en el aeropuerto y vamos a tener una base naval en el puerto.

Me siento como arrinconado.

Estimados amigos de todos los confines.

Tenemos que luchar por la vida y por la paz, porque siempre habrá una energía indescifrada: la libertad de ser.

Soy un ciudadano del mundo nacido en Manta, Ecuador. (Joselías, 2019-09-07)

Soy la vida hasta que muera. Historiador y cronista de Manta - Jocay, mi ciudad puerto de Manabí, Ecuador. Periodista - Docente en la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, Ecuador - Mis estudiantes me llaman "Maestro de la sonrisa eterna". Mi Facultad me declara "Patriarca de la Facco". Para mis lectores soy un "Diálogo con Joselías". Soy amante de la vida, río a carcajadas, con Cecilia somos una familia de cuatro hijos y nueve nietos, por ahora. Bailamos "chévere". Nací junto a las olas, vivo frente al mar, converso y río con mis padres que siguen iluminando mi vida aunque estén muertos. Mis hijos son maravillosos. Cada uno de ellos me llena de asombros. Los amigos son libros abiertos para la descontextualización de la relación humana. Proclamo la paz y respeto la diversidad.

0 comments on “Entre los requiebros de la refinería y la ciudad alimentaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: