Oración fúnebre por la Dra. Teresa Sánchez Ramos.

ORACIÓN FÚNEBRE POR LA DRA. TERESA SÁNCHEZ RAMOS.

Dra. Mg. Susana Villavicencio de Ganchozo.

“CUANDO LA VIDA SE TERMINA, EL ALMA SE LIBERA DEL CUERPO Y SE VUELVE TRASCENDENTE EN OTRA DIMENSIÓN QUE ESTÁ MÁS ALLÁ DE LA MIRADA DE LA OBSERVACIÓN TANGIBLE, PERO LA VIVENCIA DE LO QUE HICIMOS, DE LO QUE TRABAJAMOS, DE LO QUE LUCHAMOS DURANTE LA EXISTENCIA, QUEDA ALLÍ, PERDURABLE EN EL RECUERDO, CUAL ECO QUE PERDURA EN LA MEMORIA DE LOS VIVOS.”

Envueltos en una pesadumbre de lágrimas, la familia del Centro Geriátrico Renovación busca en este día encontrar las palabras con las que pueda expresar la infinita tristeza que embarga a cada uno de sus miembros. El silencio sobrecogedor de una noche sin viento se vuelve congoja y los crespones mortuorios que viven con la muerte han llegado hasta nosotros, los visualizamos, percibimos su fragancia de dolor; y en efecto en este Centro donde hasta ayer todo era risueño, la alegría se ha quedado suspendida, nos hemos quedado huérfanos de la radiante felicidad en este nuevo año en el que estábamos programando el décimo quinto aniversario de nuestro Centro Geriátrico.

Hoy el silencio nos acompaña en este día sin razón, en este día sin regreso, en esta aciaga hora en que el quebranto se volvió febril dolencia en el alma y en el espíritu.

Y aquí estamos mi querida y apreciada Doctora Teresa Sánchez para, al unísono de afecto, decirte cuanto te estimamos como siempre te decíamos y de qué manera lamentamos que ya no estés con nosotros, queremos darte un adiós con las sonrisas de quien abraza a una madre, amiga, compañera, y con los afectos de siempre, un adiós o mejor dicho, un hasta pronto que exprese la suma grandeza de la amistad y el solidario abrazo que es flor que perdura en el alma, porque el recuerdo es el que mantiene por siempre vivos a los que se ausentan de la vida terrenal para formar parte de la legión de nuestro Dios, porque quien cumple con su misión con responsabilidad y entereza como usted lo hacía, nuestra querida doctora Teresa, merece el premio y recibe la gracia de Dios.

En el lugar donde te reciba nuestro Dios te estarás preguntando la razón de tu partida, así como nosotros nos preguntamos y nos interrogamos, por qué tuvo que pasar, por qué tuviste que partir, por qué tenía que truncarse tu existencia cuando todavía tenías mucho por hacer; Dios, arquitecto de la verdad y del supremo bien, debe haberte dado la respuesta precisa para estas interrogantes, entre tanto, nosotros acá en este valle de angustia y de dolor, todavía no tenemos la respuesta verdadera que justifique tu muerte anticipada.

Acudimos a ti, Dios, para que nos des resignación y a sus familiares, para que desde tu gran poder mitigue este desbordado dolor que nos embarga; ¡Oh gran Dios!, danos fortaleza para poder comprender los misterios de la vida y de la muerte y encontrar la paz que todos necesitamos luego de tu inexplicable partida. Aquí sólo el silencio es la medida exacta del calvario de pena, silencio de muerte, silencio de angustia, silencio de todo.

Dios te dé, Doctora Teresa Sánchez, allá en el paraíso celestial, aquello que la vida te ha truncado en este instante; para todos nosotros la resignación en esta soledad que no tiene nombre.

Paz en su tumba.

Portoviejo, 23 de enero del 2018.

Dra. Mg. Susana Villavicencio de Ganchozo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.