De la tradición a la identidad urbana.

DE LA TRADICIÓN A LA IDENTIDAD URBANA.

Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com / 2018-12-23.

Hola amigos. Durante nueve días he participado en la novena del niño Jesús que organizan los vecinos del Parque Las Acacias de Manta, Ecuador. He visto y escuchado a estos vecinos. Observo que su fervor, entusiasmo, compromiso, alegría y satisfacción, ratifican la cultura popular de los mantenses insertados en sus tradiciones, en sus costumbres sociales y en los ritos de su religiosidad.

Los vecinos del Parque Las Acacias tienen un patrimonio inmaterial que han construido durante casi dos décadas. Hay un metarrelato de nivel reflexivo en la participación de los vecinos al compartir sus experiencias de vida para sugerir una manera de comportamiento vinculado con el cristianismo y sus grandes valores humanos como la paz, la inclusión, la amistad, la generosidad y la alegría de vivir como sinónimo de navidad.

La novena navideña no es sólo un árbol o un pesebre. Es un colectivo humano que se reune para ratificar su identidad como vecinos de un territorio y en esta dinamia participar durante el novenario, unas familias conduciendo el evento diario y otras participando cada noche.

Esta fiesta, entendiéndola como un estado mental, como un estado de ánimo compartiendo sentimientos y creencias, es un hecho social, de expresión ritual y sagrada, alrededor del Jesús Niño, símbolo de la alegría del cristianismo.

La novena de Las Acacias, si bien se ajustó a las normas establecidas por la Curia católica, superó el contexto eminentemente religioso. Las familias acudían con su prole para festejar al niño Dios. La narrativa de experiencias de vida personal y familiar se convirtió en una oración comunitaria. La alegría colectiva recitaba, cantaba, reía y festejaba los chigualos. El vecinazgo solidario entrelazaba las manos en medio del parque. La generosidad familiar repartía un bocadito, un vaso de cola o de chocolate, pan de almidón o un dulce. La asistencia, voluntaria, denotaba libertad y al mismo tiempo compromiso.

Una fiesta navideña con elementos no convencionales del rito estrictamente religioso. La convocatoria del primer día con un recorrido por el sector al compás de una Banda de Pueblo. La conducción de cada noche con familias distintas. La culminación del novenario, con una misa, representación viva de un pesebre, la ceremonia final, reparto de juguetes, entrega de canastas de productos a tres vecinos y celebración de un cumpleaños 83 de un hombre que mostró la alegría de su vida.

Estas fiestas perfilan rasgos de la cultura mantense, de la cual debemos sentirnos orgullosos. Es nuestra propia cultura superando los convencionalismos del postmodernismo europeo que asume que la civilización les pertenece. Los inmigrantes europeos que se creen superiores están atrasados en la cultura global de la humanidad. (Joselías, 2018-12-23)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.