Ramón “Ramoncito” Cedeño Paz y sus 84 años.

RAMÓN “RAMONCITO” CEDEÑO PAZ Y SUS 84 AÑOS.

Joselías Sánchez Ramos. / sjoselías@gmail.com / 2018-11-08.

01 Ramón Cedeño Paz y familia

INTRODUCCION.

Antonio Ramón Cedeño Paz, es un mantense, manabita, de mirada franca, decisiones rápidas y emprendimientos sorprendentes. Su visión es el turismo. Su pasión, la hotelería. Es, sin lugar a dudas, un prohombre de la hotelería de Manta, reconocido por la Cámara de Comercio, la Federación de Barrios de Tarqui y sobre todo por los viejos manteños que vieron en él a un verdadero hijo de San Pablo de Manta.

En la década de los 70,s, en que se construyen los edificios emblemáticos de la ciudad, el construye un edificio de cinco plantas en la avenida 24 de Mayo y Avenida de La Cultura. Posteriormente, cuando el tradicional Manabí Hotel declina su actividad, “Ramoncito”, como se lo conoce y le gusta ser tratado, construye el imponente Hotel Las Rocas en el Paseo del Pescador y el Malecón de Tarqui.

Tarqui, la parroquia del encantador balneario, es un escenario adecuado y construye el “Arena Mar” y junto a su hija Jessy levanta otro centro de hospedería.

El terremoto del 16 de abril de 2018, destrozó sus sueños. La autoridad le impuso la demolición del imponente hotel.

Jessenia Cedeño, uno de sus hijas, en crónica publicada en Diario El Telégrafo (2016) dice “que su padre, hizo levantar la edificación con una base para soportar 10 pisos, porque tenía la intención de construir una piscina en la terraza; “por eso aguantó el peso del otro hotel y del mismo terremoto”.

02 Ramoncito y Vicente, Hnos

84 AÑOS.

En la tarde y noche del 7 de noviembre, su cónyuge, sus hijas, Jessenia y Gabriela; familia y amigos íntimos se reunieron para celebrar sus 84 años. En emotivo evento. Las palabras de estilo, el brindis, la alegría contagiante de los asistentes, la serenata y el ritmo del baile esta a cargo del Grupo Los Parceros con Carlos y Miguel Ángel, quienes cantaron todos los ritmos.

Transcribo las emotivas palabra de su hija Jessenia.

03 Palabras Jessy

PALABRAS DE JESSENIA.

“Bienvenidos sean todos uds.

Realmente estoy más que emocionada porque desde hace un buen tiempo atrás que no estábamos todos juntos celebrando esta gran acontecimiento de la familia Cedeño Vega. Gracias ñaña por hacer realidad este sueño, este deseo tan grande para compartir juntas, el cumpleaños de mi papa.

Gracias a todos los presentes por demostrar su cariño a nuestro padre.

Quiero manifestar mis sentimientos a tan noble persona como le es mi querido padre, Ramoncito, como le gusta que lo llamen; es el ser que sacrificó sus mejores años porque en su pensamiento y en sus acciones siempre estuvo primerosu familia.
Quiero decirles que aquí estamos sus hijas y nietos para reiterarle que hicimos caso de sus consejos, que valoramos la amistad, que atesoramos sus enseñanzas y que su calidad humana permanecerá por siempre en nuestras vidas.

Querido padre, siempre eras tú quien se afanaba cuando llegaba el cumpleaños de cada uno de nosotros. Hoy, si miras, es tu obra entera, somos tus frutos quienes te desean que seas muy feliz en este día, que te amamos mucho y que significas el mejor retrato que trataremos de imitar siempre.

Espero que Uds. puedan entender y asimilar cada una de mis palabras.

Cuando supe que su cerebro estaba siendo atacado por esta enfermedad del Alzheimer, ese mismo día que nos comunicaron el diagnóstico, leí una frase que el médico tenia en sus tantos folletos; es algo que nunca olvidaré y que tal vez ya conozcan: “El Alzheimer golpea el cerebro del enfermo y el corazón de los familiares”. ¡Qué frase tan dura y a la vez qué palabras tan acertadas!

No dudé en ningún momento en aprender sobre ella todo lo que me fuera posible. Quería entender el comportamiento que a partir de entonces ibas a tener. Tú y yo siempre hemos estado muy unidos, y por lo tanto no era justo que ahora estuvieras tú solo ante tu enfermedad. Fui aprendiendo que llegarías a convertirte en un niño, pero la diferencia estaba en que así como un niño aprende paso a paso, tú ibas hacer todo el trayecto más lento.

Y aprendí, papá, qué harías muchas cosas incomprensibles para los que te rodean, que tus ojos irían perdiendo ese brillo que a todos nos da el diario vivir.

Y decidí, papá, que quería caminar junto a ti. Sé que esto va a ser difícil, incluso ya me duele ver tu desesperación cuando te das cuenta de todas las limitaciones que cada día surgen. Me horroriza ver como ese gran héroe que fuiste para mí, va desapareciendo. Y no es fácil sonreír ante tus confusiones y despistes, es duro aparentar que no me doy cuenta de que incluso ya te cuesta mucho mantener conversaciones conmigo y, poco a poco, ver incompleto tu papel de padre. Yo quisiera poder ser la luz en esa oscuridad que te inunda, quisiera poder ser el aliento que tanto reclamas y quisiera poder dejar de mentirte cuando me preguntas si algún día acabará tu tormento de verte cada día más inútil.

Desde Ahora y cada día te agradezco porque a lo largo de todos estos años has sido un magnífico padre. Quiero agradecerte por el amor que siempre me has dado.

En mis oraciones he pedido que desaparezca tu enfermedad, Pero esa petición no ha sido concedida; tal vez si yo estuviera en tu lugar y tuvieras que ver como el brillo de mis ojos se marchita día a día, si tuvieras que comprobar que la alegría que siempre me esforcé por tener, se apaga en cada rincón de mi pequeño universo, tal vez tú no tendrías la suficiente fuerza para seguir sonriendo ante mí. Sin embargo me enseñaste siempre a luchar y a ser fuerte, y tal vez por eso sea yo la que ahora debe demostrarlo, quizá Dios, en su infinita sabiduría, no me conceda lo que pedí porque a veces no todos los cambios son posibles.

Siempre he dicho que la vida es una carrera y que debemos seguir corriendo, a veces simplemente caminando, hasta alcanzar la meta. Tú sabes papá que si estuviera en mi mano yo correría esta carrera por ti, pero eso no es posible, esta es tu carrera y yo lo único que puedo hacer es correr a tu lado, ser tu apoyo, para que llegues a la meta sin que dejes de sentir que te queremos mucho y que a pesar de que sé, que llegará el momento en que ni siquiera me reconozcas, siempre podrás sostener mi mano para transmitirte el cariño que tú siempre me diste a mí. Y entonces, seguro que aprenderé lo más importante de esta lección: que a pesar del sufrimiento que me espera, el hecho de que tu llegada a la meta sea más fácil, hará que todo haya merecido la pena.

El Alzheimer cambió mi vida porque atrapó entre sus horribles redes a la persona que yo más quiero, al que había sido mi héroe, mi ejemplo a seguir, mi estandarte…

Y echando la vista atrás es curioso reconocer todo lo que aprendí con esta enfermedad. Aprendí el valor que tienen los besos para estas personas de mirada perdida. Aprendí la importancia de aprovechar cada uno de los momentos vividos. Aprendí que no hacen falta palabras para demostrarles el cariño que sentimos. Aprendí que ya era tarde para remordimientos sobre lo que deberíamos haber hecho cuando era su momento. Aprendí la importancia que tiene una mano amiga que sepa y entienda lo que estás viviendo.

Es cuando uno de los padres que te tomó con fuerza de la mano cuando eras pequeño ya no quiere estar solo. Es cuando el padre, que en otro tiempo había mandado y ordenado, hoy solo suspira, solo gime, y busca dónde está la puerta, todo corredor ahora está lejos. Es cuando uno de los padres, antes dispuesto y trabajador, fracasa en ponerse su propia ropa y no recuerda tomar sus medicamentos.

Mi papa en su tiempo cumplió a la perfección su rol como padre, y yo, intento cumplir con mi rol como hija, pero no por obligación, sino por amor.

“Dios nos dio los recuerdos para que pudiéramos cultivar flores en el invierno de nuestras vidas”. Para un enfermo de Alzheimer siempre es invierno, y por eso nosotros debemos intentar ser un rayito de sol para esas flores que no se pueden cultivar.

Se que la paciencia a veces la perderemos pero aquí estamos su esposa Nancita que es su mundo, sus hijas y sus nietos, y todo esto es para usted, en homenaje al gran padre y ser humano.

Y que vivan los 84 añossssss.”

Jessenia Cedeño Vega
Manta, 2018-11-08

 

07 Amigos2

06 Amigos
Vicente Cedeño Paz, Cecilia de Sanchez, Ramoncito Cedeño Paz y Joselías Sánchez Ramos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.