Carta a Horacio.

CARTA A HORACIO.

Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com / 2018-06-08.

“Hasta luego hermano de sueños y de cuitas. Me visto de silencios para conversar con tu espíritu, para reírnos de esa verdad que a veces describe mentiras, para mirarnos en la luna chola del mar y en la luna montuvia de la tablada adentro.

Soy ese cholo que teje su red con las finas piolas de los rayos de luna; ese cholo que te abrazó siempre con gratitud y cariño; que fotografió tu paso por las calles de mi puerto mientras recogías versos como pájaros hijos del viento.

Que grato que me siento con Víctor Arias. Logró darte el oportuno homenaje de mi pueblo, de estos porteños de sueños infinitos que se prendieron de la simpleza de tu vida para preñarse de culturas en grandeza.

SONY DSC

Mi montubio querido de serenatas lleno, de voces de recuerdos, de conversaciones sin horas, de hombres y mujeres recorridos en tu memoria de poeta; te me alejas con esa parsimonia de varón que sabe de su deber cumplido y te afincas en el corazón de la gratitud de tus discípulos.

Tres semanas fueron pocas para recorrernos la vieja Europa. Nos faltó tiempo de tren para conversar los jolgorios de la vuelta larga, las lutonas que agarraron el garabato, del hombre y su río que navegando el Portoviejo iban zurciendo el valle con los designios capaces de guiar la mula ciega o de calmar la sed en el puerto en ese entierro con banda. ¡Que galimatías mi hermano! Tu padre, Luis Félix, Oswaldo Castro, Othón Castillo y Ruisdael Macías.

Gozamos de tu presencia, Horacio. Estas neuronas ensanchadas de sentimientos susurrando con el mar tus viajes sin prisas mientras nos repetías tu credo en el amor de los luceros que se aman en silencio.

Tu vida fue creciendo lo suficiente para enraizarse en los siglos de tu rostro moldeado por edades de todos los caminos, y hoy, en este recodo, nos detenemos, para la conversación sin los eones de tus sueños, sueños de Manabí, sueños de niños, de jóvenes, que sueñan muy adentro con tu Sasay querida, tu ciudad, tu Alcaldía, tu colegio, tu Flor de septiembre, tu casa de recuerdos llena.

Adiós, hermano del fuego de los siglos, de la libertad. Llegaste con tu alforja de ilusiones y nos enseñaste a soñar con el viento.

Eres nuestro, Horacio, vamos, vamos a ascender sin peldaños de sangre y a volar sin las alas del odio porque tu también eres Manta que te despide con su blanca victoria.

Te abraza, desde las playas de mi oceánica ciudad, este cholo corazón adolorido por tu partida. SÁNCHEZ RAMOS Joselías. Manta, 2012-06-08”

Parece que fue ayer cuando me dijiste, Joselías, publica tus discursos y conferencias, los que no te escucharon, merecen leerlos. Caramba. ¡Qué dejadez la mía! Algún día lo haré en tu homenaje. (Josar, 2017-06-08)

Ayer me fui a Portoviejo para recorrer sus calles, visitar su tradicional parque, escuchar la música esquinera, saludar a apreciados amigas/os jóvenes del Ministerio de Cultura y,  abrazar viejas y hermosas amigas del Centro Geriátrico que ahora lleva el nombre de mi hermana, de Teresita, que atendía tu salud en la Unidad Ambulatoria del IESS. Mi silencio caminó contigo y te rendí el tributo de mi ciudad con mi cholo corazón manteño. Abrazos hermano. (Joselías, 2018-06-08)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.