Tarqui (Manta) y los 300 millones que saltan por “ociosos“.

Reconstrucción del terremoto.

300 MILLONES SALTAN POR “OCIOSOS“.

Joselías Sánchez Ramos. sjoselias@gmail.com / 2018-01-17.

Mientras se llevan 300 millones de dólares “ociosos“ de los fondos de la reconstrucción de Manabí y Esmeraldas, Tarqui, la llamada zona cero de Manta, sigue en la indigencia.

El desastre causado por el terremoto sólo ha servido para las declaraciones rimbombantes de dos gobiernos, uno que se fue y otro en el poder.

NUEVO TARQUI.

Se gastaron 13 millones para construir el llamado “NUEVO TARQUI“ donde los postes eléctricos ya comienzan a caerse y muchos comerciantes abandonan los locales por asfixiantes e inadecuados.

Poste caido

Tanta alharaca para decirle al país que se había reconstruido un nuevo Tarqui como si los comerciantes de portales, calles y aceras fueron los habitantes de Tarqui.

MANTENSES DE TARQUI.

Los mantenses de Tarqui son los consumidores, son las personas sin las cuales no habría comercio. Los mantenses de Tarqui son los pescadores, artesanos, mecánicos, profesores, boticarios, hoteleros, trabajadores turísticos, comerciantes con tiendas en sus casas, empresarios que levantaron sus negocios en sus propios terrenos, fonderos, cocineros y cocineras, vendedores de helado y granizados desbuchadores, trabajadores que nacieron allí, que construyeron sus casas y convivían con sus familias.

Ellos perdieron todo. Pero ellos no se fueron a los albergues, se refugiaron con sus familias en los otros barrios que no sufrieron la destrucción, se quedaron allí, entre ruinas cuidando los restos de sus enseres.

Los funcionarios del gobierno, ocupados en la “pose“ para las fotos de los periódicos nunca vieron sus lágrimas, nunca escucharon los gemidos en las solitarias noches del desastre. Solo sumaban los números de las personas de los albergues.

Solo personal del ejército repartía la poca comida de las listas que los dirigentes barriales, que desconocen sus barrios, les entregaban. La comida, en las bodegas, se dañó; en una bodega del párroco de Tarqui, miles de botellas de agua se dañaron. Se retaceaba el reparto.

VIVIENDAS
Tarqui, casita Miduvi

 

Las noticias por la entrega de casitas llena los periódicos, las radios las replican, las televisoras las muestran.

Pero, los damnificados y sobrevivientes de Tarqui, no existen para los funcionarios del gobierno. Parece no formar parte de la ciudad de Manta. Ellos no están en la lista.

Y los que vivían alquilando, o los que vivían con sus familias en casa de sus padres y que no tenían escrituras, fueron anotados para darles una casita. Hasta ahora los llaman. Ni los llamarán. Las listas fueron borradas. Las Manuelas hicieron otras listas para la campaña electoral.

Caminen por las calles de los suburbios de Tarqui, como dice Luis Agustín, quien vive en la calle Portoviejo y Guaranda.

Si un mantense de Tarqui quiere ampliar esa casita que le dio el MIDUVI, los funcionarios los amenazan con quitárselas.

Es sorprendente. En este país del “buen vivir“ se impide que la gente quiera vivir con más holgura. Si tiene plata para construir, el gobierno no debe darles casa; si amplia la casa se la quitamos.

Mi compadre Timoteo dice que el miedo no es como el susto. El susto del terremoto duró pocos segundos. El miedo que imponen los servidores públicos es para largo. Los del Miduvi ya andan cobrando lo de las casitas, dice la gente de la vieja Tarqui.

300 MILLONES.

Manabí sorprendente. Parece cuento, pero es cierto. El gobierno se lleva 300 millones de dólares de los fondos de la reconstrucción, “por ociosos“. Aunque tardó un poquito, vino el consabido “berreo“. La presión los hizo retornar. Las dudas generan muchos comentarios.

Lo sorprendente es que el Ministro de Finanzas, muy orondo, lo declara en Manabí.

Don Carlos Bernal dice que renuncia la Secretaría Técnica del Comité del Comité de Reconstrucción y Reactivación Económica de Manabí y Esmeraldas, porque el Ministro de Finanzas no asignó recursos para la construcción de 4.540 viviendas para damnificados.

Sin embargo, Ecuador Estratégico se gasta cerca de 100 millones para construir un carril sobre las vías urbanas de Manta, dizque para sacar la carga del puerto de Agunsa/TPM, pero no invierte 30 millones para rehabilitar el aeropuerto Eloy Alfaro ni contrata el alcantarillado de aguas lluvias para Tarqui. Dinero ocioso. Dinero que gastan en todo menos en la reconstrucción de lo destruido por el terremoto.

El terremoto es ya una leyenda urbana. Los damnificados que vean como resuelven su vida. El dinero de la reconstrucción salta entre la ociosidad y las obras obesas de intereses ocultos.

Tarqui vive en las ruinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s