Crítica de arte: “La Cosmogonía del cholo en la creatividad escultórica de José Loor.”

Crítica de arte: La Cosmogonía del cholo en la creatividad escultórica de José Loor.

Por Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com / Manta, 2017-10-11

En la sala múltiple del Museo Municipal Etnográfico Cancebí, Manta, Ecuador, dentro del programa de “Octubre, mes del arte y la cultura”, con motivo del “Día del cholo” (11 de octubre), se inauguró la muestra escultórica “Loor al cholo” de José Loor, escultor y gestor cultural. Comparto con ustedes una crítica de arte sobre esta obra escultórica.

02 Joselias y Mantarraya

Introducción.

El pueblo cholo, es una cosmogonía aún no descubierta todavía.

Sobre este cholo.

Para este “Día del cholo”.

Para gritar “Loor al cholo”,

Nuestro escultor y gestor cultural, don José Loor, nos presenta esta exposición.

José Loor.

José Loor es un “gestor cultural” creativo y magnífico, es un artista plástico comprometido con la cultura de nuestro pueblo a través de su arte.

Su arte es la escultura. La escultura es una creación humana. José Loor, es un creador tridimensional del arte como vida.

Fue sorprendente su exposición “Parto humanizado”, una colección de vida y libertad, que nos mostró en el Museo Centro Cultural Manta con motivo del Día del Museo.

Su colección “Identidad e ideal”, configurando un Alfaro diferente, cautivó en este Museo Etnográfico Cancebí con motivo del natalicio del “Héroe ecuatoriano”.

José Loor es un escultor de visión cósmica que ha ido construyendo desde sus estudios en el Colegio Salesiano San José, en el Instituto Técnico Luis Arboleda Martínez donde se gradúo como bachiller técnico.

Estudios superiores en la Escuela de Decoración de Interiores de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí; y sobre Gerencia Social en el Instituto ILDIS de Alemania, en Guayaquil.

Para José Loor, su experiencia en la plástica comienza en 1992 como instructor de arte en INSOTEC y luego en OSCUS por varios años.

En 1994, con el auspicio de FedExpor y la embajada de Ecuador en Florida, Estados Unidos, participa como expositor en la Expo-arte de Miami.

Se especializa en medicina psicosomática con la organización Clearwater de Florida, USA.

Crea la Fundación cultural “Docupido”, Documento Pictórico Narrado y es ciudadano fundador de la parroquia Eloy Alfaro del cantón Manta.

Asume nuevos conocimientos pedagógicos y fortalece sus experiencias educativas en Argentina, Venezuela y Ecuador, su país, donde se relaciona profundamente con los programas de la niñez y la familia.

A la conceptualización de su arte suma su experiencia escultórica que universaliza en obras que rompen todos los convencionalismos.

03 Publico y corales en diálogo

Observemos esta exposición escultórica: “Loor al cholo”.

La describo como una “Cosmogonía del cholo en la creatividad escultórica de José Loor” porque con sus trazos y su inspiración escrudiña la génesis del pueblo cholo, moldea su presente como un mito y, genera una proyección humana más allá de la estrecha cotidianidad.

Tres exposiciones escultóricas, colocados en escenarios públicos, demuestran su creatividad superior y su extraordinaria dedicación artística.

“Loor al cholo”

Esta exposición es un homenaje al pueblo cholo del litoral ecuatoriano.

Este cholo que venera profundamente al mar.

Este mar que “es sagrado” para los viejos pescadores.

El cholo quiere profundamente a su familia.

Para ella pesca, a veces naufraga y también desaparece.

El cholo vive con la libertad de la naturaleza.

Esta exposición es un tributo a Manta cuyo Municipio declaró al 11 de octubre de cada año como el “Día del cholo”.

Es también un reconocimiento al pueblo de Puerto López cuyo Municipio declaró también al 11 de octubre como el “Día del cholo”.

Es un reconocimiento a la Federación Nacional del Pueblo Cholo del Ecuador –Fenapuchodec- que, desde su sede en Santa Elena, sigue alentando su reconocimiento e inclusión en la Constitución de la República.

El gran poeta manabita, Horacio  Hidrovo canta:

“El cholo, habla como las olas,

cuando tejen alfombras de espumas sobre la playa.

Mira, como el faro en una noche total.

Tiene la altivez de los mástiles, cuando besan la frente del cielo.

El cholo, duerme hilvanando sueños de gaviotas

Y es protagonista, de la más audaz acrobacia.”

“Loor al cholo” un tributo del arte al pueblo cholo a través de la escultura.

El arte expresa ideas.

04 Perlas del marLas ideas resumen pensamientos y emociones de cómo el hombre percibe el mundo. José Loor, percibe al cholo como la esencia del pueblo de Manta en una comunión permanente del mar y de la vida.

La escultura es un arte sorprendente.

La escultura crea formas en el espacio, formas que, de las manos del escultor cobran vida y conciencia, belleza y sublimidad, ritmo y armonía, obras de arte que tienen volumen para ser apreciadas tridimensionalmente.

El cholo es un pueblo vivo.

El pueblo cholo es nativo de la región litoral. Es un pueblo vivo, heredero de las culturas ancestrales. Existe desde antes de la estructuración del pueblo montuvio del Ecuador y de la presencia del pueblo afro ecuatoriano en la costa norte de la actual provincia de Manabí.

El pueblo cholo convive con el mar a quien venera y considera sagrado como fuente de vida y recreación humana.

Las esculturas.

Con estos conceptos, José Loor, da rienda suelta a su creatividad artística y, a través de la imagen visual tridimensional de su escultura, configura al pueblo cholo como señores del mar.

Moldea mitos transfigurando formas marinas.

Conceptualiza significados en las voluptuosas formas del diálogo.

Construye la memoria del mar como expresión artística.

Protagoniza las huellas de la historia para argumentar la presencia de un pueblo constitucionalmente invisibilizado.

José Loor, nos hace voltear la mirada para mirar formas diferentes.

Nos detiene para escuchar el susurro de los peces en su “Corales en diálogo”, una escultura que explosiona en armonía y complementariedad para mostrar el permanente coloquio de la naturaleza marina a la que debemos proteger.

Nos ilumina con ese “Faro luz”, una escultura que recoge los sueños de la mujer chola mientras la tarraya trata de extenderse.

Una obra de infinito significado. El mar, el navegante, el pescador, su mujer como sirena de única belleza, la ciudad y su historia, la luz del faro como guía.

El “Faro luz”, dice José, representa el “faro de la vida”, como un símbolo de comunión directa con el mar. Allí, el pescador a punto de lanzar su red; recostada, está la mujer símbolo de la belleza de la mujer porteña, con ese destello de luz en su mirada, con el furor de la pasión que el mar produce, con esa voluptuosidad de las cosas mínimas recostada en la sinuosidad de la ola evocando el viento en la vela del bongo.

Nos reviste de colores con la transparencia de peces y camarones en esa obra de exquisita evocación, “Perlas del Mar”. El escultor usa el arte de la plástica para mostrar nuestras raíces, las perlas nuestras, una ola del mar, el pez y el camarón; aquí no está el hombre, pero están los elementos de su creación, en la gastronomía, en el faenado para la cocina familiar, en el arte de la pesca.

Nos compromete para leer la memoria del mar y traducir la armonía del cholo pescador.

Me reafirmo. Estamos frente a una “Cosmogonía del cholo en la creatividad escultórica de José Loor”.

Nos contagia con la imaginación de su “Paraíso marino”, una escultura de reivindicación de los elementos del pueblo cholo: el mar que surge en la imaginación, el caracol que repite el sonido de las olas, los peces que lo acompañan siempre.

05 Paraiso MarinoEl observador de la escultura se recrea en la desnudez de la pareja de cholo y chola, parados en un caracol como plataforma disfrutando muy relajados de las bondades de un puerto, de una playa, de un fruto de la mar como es el pez; delante de ellos una mancha de atunes coqueteando en movimiento.

El desnudo es la estética del arte como una manifestación espiritual. Se recupera el caracol de su invisibilidad como especie marina.

Nos invita a recorrer el mar en una carroza de concha Spóndylus jalada por caballitos de mar, es el “Mito manteño” una escultura maravillosa.

Para crearla, José Loor, mira profundamente al pescador, a ese hombre de mar que domina las olas, que tiene poder sobre el mar, que cada mañana sale a las faenas de pesca y, a veces, no retorna, mientras en la playa, su mujer, sus hijos, su familia, esperan.

La escultura recrea el retorno del pescador en una biga de concha Spóndylus jalada por dos caballitos de mar navegando entre las olas del Pacifico.

Regresa con el poder y el dominio en el mar, renaciendo de las espumas, como un ser mitológico, con toda esa fuerza y gallardía única que posee el pescador sobre las olas.

Regresa el gran señor del mar a encontrarse con la gran señora de la esencia de todas las sociedades: la familia.

Todos los pueblos ancestrales tienen sus propios mitos fundadores o referenciales del que hacen parte sus deidades, su espacio cultural, su entorno, así, el pueblo Manteño tiene lo suyo y a ello nos aproximamos en esta escultura, afirma el escultor.

Los artistas en el mundo, especialmente los griegos, han creado una mitología que conmueve y asombra, como la Venus, diosa del amor y la belleza, que renace de las espumas del mar.

Los griegos no son los únicos poseedores de la mitología. Los ecuatorianos del litoral también posemos nuestras deidades, como la venus de Valdivia, la Estela Manteña, la Diosa Umiña; todas ellas recreando la abundancia, la creación, la fertilidad y la reproducción. Ahora, tenemos esta “Mito manteño”.

Finalmente, cerca de usted y de todos, con una humildad endemoniada de colores se observa el volar de “La mantarraya”; está allí como en silencio orando por la preservación del mar que está siendo violentamente contaminado.

Conclusión.

Es hora de preguntarnos.

¿Para qué y por qué esculpe José Loor?

Para fortalecer la cultura estética de la manteñidad, lo afirma.

Pero hay también otro aspecto que, antes de concluir, quiero compartir con ustedes.

El artista aspira encontrar el financiamiento adecuado para monumentalizar estas obras de arte;

Monumentalizarlas para ubicarlas en lugares adecuados.

Monumentalizarlas para fortalecer la cultura estética y mantener la memoria histórica de la manteñidad.

Monumentalizarlas como homenaje permanente al pueblo cholo de Manta y del litoral ecuatoriano.

01 Mito manteño y Jose Loor

Monumentalizarlas para recrear el turismo cultural de Manta que busca convertirse en destino turístico de América.

Corolario:

Los invito a rendir tributo al cholo pescador en este “Día del cholo” mientras miran y reflexionan sobre las esculturas del maestro José Loor

Joselias Sánchez Ramos

sjoselias@gmail.com

2017-10-11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s