Los Manteños y su cultura en la ciudad de Manta del siglo XXI. – 4 –

LOS MANTEÑOS Y SU CULTURA EN LA CIUDAD DE MANTA DEL SIGLO XXI.  TEMA 4: PERÍODO DE INTEGRACIÓN.

Por Joselías Sánchez Ramos. / sjoselias@gmail.com Manta, 2017-09-09.

Hola amigos. En 1966 un fuerte aguaje en Los Esteros dejó al descubierto un adoratorio de la Cultura Bahía en las playas de Manta. Estudiaba en Quito. A las 07:00, como todos los días, ingresé a mis clases en la Universidad Central del Ecuador. Mi profesor de arte, Dr. Leonardo Tejada, entró con su cabeza de pelo revuelto y sin decir buenos días comenzó a gritar: “Los manabitas son unos ignorantes, acaban de encontrar un adoratorio aborigen y lo han destruido. Son unos ignorantes”. Y, se fue, estaba furioso, no volvió a clases.

Nunca había visto un profesor tan furioso por unos simples “mocarros” que, con mi padre, encontrábamos a cada rato y en cualquier lugar de Manta. Pero aquello despertó mi curiosidad. Para 1981 escribí en Diario El Mercurio mi primer ensayo sobre Manta y su historia vinculada a Diario El Mercurio y la Cultura Manteña. Cuatro años más tarde, en 1985, el Dr. Viliulfo Cedeño Sánchez pondría en mis manos su obra “Confederación manteña”.

Estas reflexiones sobre mis investigaciones históricas las comparto con ustedes como un homenaje a mi padre y a mi maestro, el Dr. Viliulfo.

Mi premisa es simple. Manta es un pueblo que resume pasados, vive presentes y configura futuros. Es lo que estoy demostrando.

Mi conclusión es simple. La Cultura Manteña que surge en el Período de Integración posee los conocimientos y experticias tecnológicas de las culturas que la precedieron. Analicemos brevemente este Periodo.

PERÍODO DE INTEGRACIÓN

El Período de Integración es el período de la consolidación de las “urbes, los mercaderes y navegantes”. Los señoríos étnicos establecen ciudades socialmente organizadas, confederaciones y, en algunos casos, Estados. 

“Las investigaciones nos han enseñado, por medio de la ceramografía, que se produce una integración y que las culturas anteriores y regionales más pequeñas en territorio se funden en agrupaciones más grandes”. Hablamos entonces de Atacames (Esmeraldas), Manteño – Huancavilca, en la costa del Pacífico y Milagro – Quevedo, conocida también como pueblo Chono, tierra adentro del litoral, señala Olaf Holm.[1]

El Periodo de Integración abarca los años 500 después de Cristo hasta 1534 cuando Pedro de Alvarado destruye la ciudad nativa de Jocay y, un año después, en 1535, Francisco Pacheco funda la ciudad española de Portoviejo.

Este período comienza con una serie de cambios a lo largo de toda la región costera donde las culturas anteriores dejan de existir y se reemplazan por otras, exceptuando la Jama- Coaque que se transforma y se adapta a los ambientes sociales y políticos cambiantes.

Ello nos permita afirmar que la Cultura Milagro – Quevedo junto a La Atacames, Jama II y Manteño – Huancavilca, son las últimas culturas en el litoral ecuatoriano antes de la llegada de los españoles.

“Durante esta época las unidades políticas del periodo anterior tienden a unificarse o a ser incorporadas en una entidad política mayor por aquellas sociedades que alcanzaron un verdadero poder económico y político a través de la acumulación del capital mercantil logrado mediante la consolidación de la Confederación Manteña Huancavilca” reseñan estudios del Banco Central que fueron difundidos en Manta, año 2.000, durante la inauguración de su Museo en esta ciudad manabita.

El predominio de estructuras de poder descentralizadas, la influencia de las ceremonias religiosas, las fiestas anuales y la presencia del curaca configuran una organización político administrativa que consolida los Señoríos, las ciudades nativas y la formación de confederaciones como la Confederación Manteña y la Liga de Mercaderes.

Se tecnifica la agricultura con la utilización de “terrazas” de cultivo en los cerros circundantes o “camellones” en los terrenos anegadizos; la tierra se distribuye entre las familias, incrementándose la producción cuyo excedente se comercializa.

Se expande el intercambio a través del trueque utilizando las redes de intercambio por tierra o por el mar en grandes balsas. Se establece el sistema de moneda para el intercambio surgiendo las pequeñas hachas de cobre como una base de intercambio o la concha Spóndylus para el trueque.

La metalurgia alcance niveles sorprendentes, sobre todo en la Cultura Milagro-Quevedo.

LA CULTURA MILAGRO-QUEVEDO se identifica con la «macroetnia» de los Chonos, pueblos que habitaban las fértiles tierras de la cuenca del Guayas. Otto von Buchwald fue el primero en estudiarla y la llamó Cultura de Las Tolas porque estos números montículos encontradas era su principal característica. El segundo investigador fue Emilio Estrada quien la llamó Cultura Milagro-Quevedo por haberla estudiado en las cercanías de estas poblaciones.[2]

Las tolas, tumbas, cerámica, metalurgia y agricultura, destacan entre Los Chonos. Las tolas fueron construidas para enterrar a los muertos o ganar altura edificando allí sus casas preservándolas de las inundaciones.

Tola es un montículo de tierra amontonada de extensión y altura variable. “Las más pequeñas suelen medir unos 10 metros de diámetro por apenas sólo dos de altura, mientras que las más grandes pueden tener dimensiones impresionantes: más de 100 metros de longitud por unos 30 de anchura y sobrepasando los 10 de altura” destaca Efrén Avilés Pino en su Enciclopedia del Ecuador.[3]

La construcción de tolas se extendió por todo el litoral; servían de base para adoratorios y el enterramiento de cadáveres destaca Jacinto Jijón y Caamaño.

La cultura de Las Tolas marca el apogeo de la orfebrería en la costa, señala Víctor Manuel Rendón. Crearon hermosas joyas de oro, plata y cobre dorado. De una sola tola excavada casualmente en el sitio “Balao Chico”, Guayas, se extrajeron piezas avaluadas en más de USD2 millones que se encuentra en el Museo de Oro de la CCE del Guayas.

Vale destacar la construcción de “camellones” para utilizar en la agricultura los extensos terrenos anegadizos de la cuenca del Río Guayas. Los camellones son bancos de tierra, artificiales, construidos en terrenos anegadizos. Olaf Holm, en sus estudios sobre esta Cultura ha contado más de 50.000 hectáreas de estas infraestructuras agrícolas en tiempos precolombinos para cuya construcción debieron mover millones de metros cúbicos de tierra con mano de obra y herramientas precolombinas. Holm, pregunta: ¿Cuál habrá sido la organización social capaz de ejecutar semejante obra?[4]

LA CULTURA MANTEÑA – HUANCAVILCA, es la última cultura precolombina en el litoral ecuatoriano. Es la cultura del encuentro. Son los primeros en observar las naves españolas y en sufrir la destrucción de Jocay, la ciudad nativa, centro de la Liga de Mercaderes, de la Confederación Manteña y del adoratorio de la diosa Umiña.

Por las evidencias arqueológicas y las crónicas de los españoles, esta cultura se extendía desde la actual Bahía de Caráquez hasta la Isla Puná, en el sur.

Los investigadores destacan Los Manteños del sur conocidos como Huancavilcas; y Los Manteños del norte que integraba tres Señoríos: Salangome, Jocay y Picoazá. De ellos hablaremos más detenidamente.

Cronológicamente se ubica entre el año 500 de nuestra era hasta 1534 con la fundación de Portoviejo. Durante ese milenio las manifestaciones de su cultura, a través de los nativos reagrupados después de la Conquista, durante la Colonia, su presencia durante la República y sus reconocimientos en este siglo XXI nos obligan a compartir estas investigaciones históricas que esperan sus aportes y opiniones. (Josar, 2017-09-10 / Continúa)

Bibliografía y referencias:

AVILÉS PINO, Efrén, “Cultura Milagro-Quevedo”, Enciclopedia del Ecuador, http://www.enciclopediadelecuador.com/historia-del-ecuador/cultura-milagro-quevedo/

GARCÍA CAPUTI, Mariella (2016), “Los 10.000 años del Antiguo Ecuador: Historia de sus pueblos a través de su arte y su ciencia”, Seminario de actualización continua en arqueología, CONAH-ESPOL, Guayaquil, Ecuador.

HUERTA RENDÓN Francisco (1969), “Historia del Ecuador”, Publicaciones Educativas Ariel, 4ta edición, Imprenta Cronograf, Guayaquil, Ecuador.

JIJÓN Y CAAMAÑO, Jacinto, (1941) “El Ecuador Interandino y Occidental antes de la conquista castellana”, Editorial ecuatoriana, Quito, Ecuador.

MARCOS PINO, Jorge G. (2000), “Arqueología de la antigua provincia de Manabí”. Ediciones del Banco Central del Ecuador, Dirección regional de museos, Guayaquil, Ecuador.

HOLM, Olaf (1983), “Cultura Milagro – Quevedo”, Imprenta Cromos S.A., Editado por Museo Antropológico y Pinacoteca del Banco Central del Ecuador, Guayaquil.

[1] HOLM, Olaf (1983), “Cultura Milagro – Quevedo”, Imprenta Cromos S.A., Editado por Museo Antropológico y Pinacoteca del Banco Central del Ecuador, Guayaquil.

[2] Huerta Rendón, Franciso (1969), “Historia del Ecuador”, Publicaciones Educativas Ariel, 4ta edición, Imprenta Cronograf, Guayaquil, Ecuador.

[3] http://www.enciclopediadelecuador.com/historia-del-ecuador/cultura-milagro-quevedo/

[4] HOLM, Olaf (1983), “Cultura Milagro – Quevedo”, Imprenta Cromos S.A., Editado por Museo Antropológico y Pinacoteca del Banco Central del Ecuador, Guayaquil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s