Jocay y/o Cancebí, 483 años como San Pablo de Manta.

Jocay o Cancebí o San Pablo de Manta

Por Joselías Sánchez Ramos / 2017-03-02 / sjoselias@gmail.com

03_02 Perfil costero Manta 1650

Introducción

Cuando los españoles llegaron a nuestra América encontraron un continente (Abya Yala) habitado por numerosos grupos humanos, algunos de los cuales establecieron ciudades con organización política, económica y cultural. Una de ellas era “Jocay” a la que se refiere el Padre Juan de Velasco como “Cancebí”.

Jocay

La ciudad nativa de Jocay formaba parte de la Cultura Manteña. Con los pueblos de la región conformaron la Confederación Manteña (Viliulfo Cedeño Sánchez) Jocay lidera la Liga de Mercaderes según afirma el historiador Jacinto Jijón y Caamaño connotando su enorme influencia en el comercio nativo (trueque e intercambio), en la navegación global de sus balsas desde Chile hasta México y en las expresiones religiosas de su diosa Umiña (salud)

Jocay está  ubicado en el lugar donde hoy se levanta la ciudad manabita de Manta. Así lo reseña el arqueólogo Marshall Seville en 1907.

“La cultura Manteño-Huancavilca es la última cultura precolombina en la región litoral, y fueron ellos quienes -desde sus poblados costaneros- contemplaron las extrañas naves o carabelas españolas que por primera vez surcaron las aguas ecuatoriales del Mar del Sur”, señala el historiador Efrén Aviléz Pino. Bartolomé Ruiz visitó Jocay en 1526.

la Cultura Manteña surge en el año 500 después de Cristo. Con su cultura, navegación, economía y religión prevalece sobre otras parcialidades nativas y establece, en este lugar, frente al mar, la ciudad nativa de Jocay, para algunos Tocay y Cancebí para otros, constituyéndose en centro administrativo de la Confederación Manteña y emporio de la Liga de Mercaderes que constituye con los otros señoríos de la región.

Antes de la llegada de los españoles en 1534, conviven en Jocay más de 20.000 pobladores (Vìctor Emilio Estrada Ycaza) conformando una ciudad nativa organizada, con calles delineadas, adoratorio de la diosa Umiña, mercado, centro de acopio de la concha spondillus y de producción de mantas, tejidos, adornos de carey, objetos de barro, metalurgia, balsas de comercio y casas construidas sobre cimientos de piedras, como relata la “Referencia de Bartolomé Ruiz”, los cronistas que acompañan a los conquistadores y que más tarde verifican in sito, Benzoni, Saville, Jijón y Caamaño, Emilio Estrada Icaza, Viliulfo Cedeño o sobre lo que escriben Cieza de Leon y Juan de Velasco.

Esta importante descripción en la “Referencia de Bartolomé Ruiz” luego de su encuentro, en alta mar, con una balsa manteña, el 26 de septiembre de 1526 configura el valor y la grandeza de esta cultura nativa del Abya Yala, el sentido estético que se percibe en esta narración al afirmarse que “Tienen los pueblos muy bien trazados de sus calles”. El alto sentido de la relación social cuando se narra que “tienen mucha orden y justicia entre sí”.

Esta descripción configura la identidad mantense como pueblo navegante, comerciante y pesquero, identidad que es símbolo y característica en el siglo XXI como lo refiero en mi obra “Manta, 1500 años de vida histórica y la racionalidad (razón de ser) de la identidad cultural de Manabí”.

San Pablo de Manta

Es importante comprender que la transformación de Jocay en San Pablo de Manta tiene 483 años dado que, en un 2 de marzo de 1534, desde Bahía de Caráquez llega al pueblo manteño el conquistador español Pedro de Alvarado. Buscando oro y esmeraldas asume el control de la ciudad nativa. Al no encontrarlos la saquea y destruye. Luego, en el mismo lugar toma posesión de Jocay y en nombre de sus Reyes la denomina San Pablo de Manta. Como “Adelantado” este conquistador tenía la capacidad de fundar ciudades en nombre de sus reyes.

La referencia proviene del historiador manabita, Dr. Wilfrido Loor Moreira, considerado como el mas celoso investigador del pasado histórico de Manabí.

Este hecho vinculado a Manta es cuestionado por un denominado Comité Pro Historia de Manta que se forma en el año 2005 cuyos integrantes pretendieron desconocer todo aquello que no era comprensible a su entendimiento. Frente a ello escribí un ensayo histórico de referencia.

Un año después de destruir y tomar posesión de Jocay como San Pablo de Manta y de ahorcar en Paján a su cacique Lligua Tohallí, Alvarado se encuentra con Benalcázar en Riobamba donde cede sus derechos de posesión a cambio de oro y metales preciosos.

Para ratificar la posesión de estas tierras Benalcázar envía a Pedro de Muelles, casi al mismo tiempo Diego de Almagro envía a Francisco Pacheco quien funda la ciudad de San Gregorio de Portoviejo el 12 de marzo de 1536.

Puerto de la Colonia

Jocay, ahora conocido como Manta se convierte en uno de los puertos de la Audiencia de Quito hasta donde, obligadamente llegaban los buques españoles que desde Panamá viajaban a Lima y viceversa. El navegante italiano Benzoni, 1547, relató que los nativos de Jocay alquilaban caballos a los pasajeros, que confeccionando las jarcias con cabuya las vendían a los capitanes o a los dueños de los navíos; también les vendían alimentos.

Estrada Ycaza cita que durante los primeros años de la conquista, Manta y Tumbes eran los puertos de mayor movimiento. El licenciado Salazar de Villasante en un relato de 1565 dice que en Manta “hacen escala todos los navíos que vienen de los Reyes y van a Panamá”.

Guillermo Arosemena Arosemena, en su estudio sobre los puertos de la Colonia, cita el relato de Juan de Nava Hinojosa quien en 1605 dice que a Manta, “Además de las Armadas de su Majestad entran a Manta hasta 10 o 12 navios por año.

Manta, en los primeros años de la Colonia fue el puerto favorito para desembarcar mercadería llegada de ultramar por la ausencia del control aduanero, reseña Arosemena Arosemena.

Destruida tres veces por corsarios ingleses y otra vez por un pirata chileno, es defendida por el cacique charapotense, Baltasar Samán, quien llega con 100 indígenas de su comunidad y permanece tres meses para defender este puerto de la Corona Española, comenta la Historiógrafa de Manabí, doña Carmen Dueñas Santos de Anhalzer.

Huyendo de los piratas, hacia 1687, los pobladores de Manta se refugian en las faldas del Cerro Montecristi donde fundan la ciudad del mismo nombre, según relata el P. Luis Hermidas en su obra “Jocay – Manta”. Montecristi prospera, crece en fortuna y población, conformando con Jipijapa, el Partido de Portoviejo.

Primer puerto de la República

Al crearse la provincia de Manabí, el 25 de junio de 1824, es parte del cantón Montecristi. Siete años después que se constituye la República, el Presidente Vicente Rocafuerte, en 1837, decreta que Manta es el puerto marítimo del Ecuador.

En 1861 se dicta la Ley de División Territorial que dispone sea Montecristi la capital de Manabí; Manta, entonces, es elevada a parroquia. El 1867, la imperial capital de Manabí se destruye por un pavoroso incendio trasladándose la administración provincial hasta Portoviejo, dignidad que ostenta hasta hoy, según relata el historiador local, Domingo Olmedo Delgado.

Cantonización

A más de su condición de Jocay como ciudad nativa, a su transformación como San Pablo de Manta, otro hecho historico que los mantenses recuerdan en su cantonización.

La cantonizacion de Manta es un proceso que se inicia a fines del siglo XIX. Para esa época muchos de los habitantes de Montecristi se trasladan a Manta cuya condición de puerto se dinamiza con la exportación de los sombreros de paja toquilla y de la tagua, situación que alienta a estos parroquianos a solicitar que la cabecera cantonal del Cantón se traslade a la parroquia Manta.

Para 1912, el ciudadano Ascario Paz Bonilla, compromete a un respetable grupo de habitantes y conforma el Comite “Canton Manta” que inicia, a todo nivel, las gestiones de cantonizacion a lo largo de 10 años.

La audacia de don Ascario Paz generó reacciones políticas, sociales y económicas que comprometen su estabilidad personal. A punto de culminar su gestión y mientras se encontraba en Guayaquil, se conforman en Manta, entre el 7 y 9 de julio de 1922, cuatro Comités de Cantonización, presididos, cada uno, por los señores Pedro Elio Cevallos, Administrador de Aduanas, Flavio Reyes, Ricardo Santana y Cosme Mena.

Es fácil comprender que, en tan sólo tres meses, de julio a septiembre, no hubiera sido posible conseguir una cantonización, de no haber mediado un proceso de gestiones a lo largo de 10 años que encabeza Ascario Paz y los directivos del Comité “Cantón Manta”. Estos ilustres ciudadanos se reunen en la Droguería Manabita donde mi padre, don Víctor Elías Sánchez Robalino, el boticario de Manta, los  recibe y alienta sus reuniones.

Cantón Manta

Este puerto, uno de los 22 cantones de la provincia region de Manabí asume su categoria de Cantón el 4 de noviembre de 1922 por efecto de la Ley de las Distancia en razon del Decreto que el Presidente de la Republica, Dr. Jose Luis Tamayo, firma el 29 de septiembre de ese año y que al día siguiente, el 30 de septiembre, se promulga en el Registro Oficial. En este proceso destacan el pueblo de Manta, el gestor de la cantonizacion don Ascario Paz Bonilla y, el inteligente y tenaz diputado canutense, don Sergio Domingo Dueñas.

Manta inicia su vida cantonal el 4 de febrero de 1923 al posesionarse el primer Cabildo que preside don Luis Teodoro Cantos.

Vida histórica.

A los 1500 años de la vida histórica de Manta, a los 483 años de la destrucción de Jocay por los españoles, a los 180 años en que se lo declara “Primer Puerto Marítimo del Ecuador”, a los 95 años de su cantonización, a los 20 años desde su declaración como “Puerto de Transferencia Internacional de Carga del Ecuador” debemos asumir que el gran puerto construído con el sudor del pueblo de Manta, desde el 1 de marzo de 2017, está concesionado a la Terminal Portuaria de Manta S.A. (TPM) quien la administrará en nombre de Agunsa durante los próximos 40 años.

Conclusión.

La posesión española sobre la ciudad nativa a la que designan como San Pablo de Manta, no es motivo de orgullo, pero es una referencia histórica sobre la existencia de una ciudad nativa anterior, Jocay, prototipo de una Cultura prehispánica: la Manteña, ciudad puerto sobre la que se refiere el historiador Padre Juan de Velasco con el nombre de Cancebí. Y, Cancebí pudo haber sido el origen del nombre Manabí. (Josar, 2017-03-02)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s