Manta centenaria Manta centenaria Retrospectiva

Carta a Cecilia

Confesión de un hombre enamorado que al iniciar el año 2017 quiere construirle una nueva casa a su mujer con quien están envejeciendo juntos. El terremoto destruyó la casa pero no el amor.

Carta a Cecilia

Por Joselias Sánchez Ramos

Me senté para escribirte pero me quedé en silencio mientras, no sé, se me salieron las lágrimas, mis dientes se apretaron, el pecho se contrajo. Miro a través de la ventana, la brillante luz del sol, las ramas en pequeño movimiento y mis recuerdos.

Tal vez me hacía falta llorar un poco. Teresita dice que es necesario llorar. Me resisto. Mi padre dice que la lágrima es una energía que debe convertirse en obras. Pero, ahora puedo escribir.

Estamos juntos, siempre estamos juntos. Resistí el accidente de tránsito, me paré, te abracé, los recogí, los acompañé al hospital de Chone hasta que una enfermera me sentó casi a la brava. Me acompañas siempre. Me mimas en exceso.

Estamos juntos, siempre estamos juntos. Resistí el terremoto, corrí hacia ti, desesperante no poder abrazarte entre el crujir del averno, el volar de vidrios como guadaña de muerte y los sonidos del terror, pero, llegué a ti entre la oscuridad del miedo cuando los 48 segundos nos trazaron un nuevo destino.

Aquí estamos, otra vez juntos riendo a carcajadas las cosas de la vida. Gracias Dios, junto a nosotros están nuestros hijos. Es maravilloso. Pepito, Candy, Grígory, Kandyta y Paul a pesar de la distancia.

Dime, ¿en qué momento Grígory nos tomó esta foto? Entre nosotros, nuestra casa, el Tohallí Center. Agradezco a Dios que te trajo a mi vida. Eres mi cielo. El infierno es un estado de ánimo me dice Alfonsito cuando conversamos los hermanos.

Ahora exclamo:

2017, un vigoroso año para construir una nueva casita para la mujer que me enseña a amar más allá de las palabras. El terremoto destruyó nuestra casa pero no destruyó nuestro amor. Seguimos envejeciendo juntos.

Dios los bendiga a todos. (Josar 2017-01-01)

Soy la vida hasta que muera. Historiador y cronista de Manta - Jocay, mi ciudad puerto de Manabí, Ecuador. Periodista - Docente en la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, Ecuador - Mis estudiantes me llaman "Maestro de la sonrisa eterna". Mi Facultad me declara "Patriarca de la Facco". Para mis lectores soy un "Diálogo con Joselías". Soy amante de la vida, río a carcajadas, con Cecilia somos una familia de cuatro hijos y nueve nietos, por ahora. Bailamos "chévere". Nací junto a las olas, vivo frente al mar, converso y río con mis padres que siguen iluminando mi vida aunque estén muertos. Mis hijos son maravillosos. Cada uno de ellos me llena de asombros. Los amigos son libros abiertos para la descontextualización de la relación humana. Proclamo la paz y respeto la diversidad.

2 comments on “Carta a Cecilia

  1. santos miranda rojas

    Querido maestro Joselias, usted es un verdadero guerrero, un viejo marinero que no morirá ni de pulmonía de mar, su espíritu vuela tan alto que ni siquiera lo alcanzan las desgracias terrenales.
    Es un honor y un privilegio para mi contar con su amistad le deseo toda la felicidad posible junto a su esposa y tan digna familia que enorgullece a los que habitamos gracias a Dios estas mágicas riveras .
    Santos Miranda Rojas.

    Me gusta

  2. Anggie López

    Lo mas hermoso y sincero que he leído este día.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: