Alberto Cantos Pinargote y su libertad de pensar

Diálogo con Joselías

Alberto Cantos Pinargote y su libertad de pensar

Por Joselías Sánchez Ramos / 2016-10-25 

Introducción

Hola amigos. Este 31 de octubre la U.E.F. “Manta” cumple 50 años de su fundación (1966). Revisando archivos me encuentro con este “Diálogo” que escribo hace siete años, el 25 de octubre de 2009 y que Diario El Mercurio publica al día siguiente. Lo comparto con ustedes considerando que el Dr. Cantos fue un dignísimo profesor de este cincuentenario Colegio Manta.

Alberto Cantos Pinargote

“Estaba bailando en la Fiesta del Comercio sin saber que mi amigo agonizaba. Al despertarme, mis hermanos comunican la noticia: El Dr. Alberto Cantos Pinargote ha muerto. Sentí el impacto. Mi cerebro explosiona.

Doctor en Jurisprudencia, abogado de la Universidad Central del Ecuador. Alcalde de Manta. Consejero Provincial de Manabí. Profesor del Colegio Manta donde nuestra amistad se hizo más estrecha. Un caballero. Un amigo. Son los calificativos coincidentes de las personas que, en la tarde del domingo, pregunté sobre Alberto.

En mis años mozos lo conocí en Tarqui. Nos hicimos amigos en la Asociación de Universitarios Manabitas residentes en Quito. Estudiamos en la Universidad Central del Ecuador. Escuché su arenga pública contra la dictadura militar de Castro Jijón en la esquina de INALCA, diagonal al mercado de Tarqui. En Quito discutíamos y escribíamos sobre nuestra ciudad. Nos consideramos políticos.

Cuando regresa a Manta, su estudio jurídico es un centro de discusiones políticas.

Forma parte del distinguido grupo de profesores que la Dra. Maruja Cedeño de Delgado lleva consigo al asumir el Rectorado del naciente Colegio Manta en 1966.

Cinco años después, en 1971, me incorporo a esta pléyade de maestros. Junto a él están Héctor Uscocovich, Luis Suárez, Ramón Chávez, Viliulfo Cedeño, Vicente León, Bill Costa; luego Luis Bruza, Galo Barcia, Mauro Roldán, Teófanes Moreno. También colaboradores eficientes como Romerito y Verita

Damas extraordinarias como las maestras Auxiliadora de Rivera, Elvia Navarro de Suárez, Silvia Corral de Larrea, Priscila de Roca, Olga Bowen de Aguayo, Estela Quintana de Vera, Ana Ma. Santibáñez, Blanquita Gilabert, Elena de Chávez,  Margarita Mejía de Kaviedes, Elizabeth de Ruperti, Amelia (Opita) de Ríos, Diamantina de Muñoz, Leyla Cantos de Sión (hermana), Norma Campuzano de Vera. Rosalía Benítez Acosta, Blanquita Quilez de Almeida, entre otras.

Con todos ellos se construye el prestigio del gran Colegio Manta formando a la mujer manabita para el nuevo siglo. Son años maravillosos en el proceso del aprendizaje que ya aplicábamos en el “Manta”, al cual, de manera particular considero “el mejor colegio del mundo” aunque mi frase sea cuestionada.

Alberto es un liberal empedernido, un alfarista de primera línea. Siempre, con énfasis, leíamos los discursos de Eliecer Gaitán. Era uno de sus ídolos políticos. Las discusiones sobre el “Bogotazo”, la revolución cubana, la muerte del Che, las tendencias políticas de América Latina, la política y los políticos ecuatorianos.

Nos formamos en la Central, universidad de insurgencias y libertades, por tanto, combatíamos las dictaduras. En nuestros tiempos universitarios, a la dictadura militar de Castro Jijón que asaltó la Universidad Central y ahora, en nuestros ciudad, a la dictadura militar de Rodríguez Lara.

Fue un participe directo del paro cívico de 1975 que nos persiguió durante seis meses mientras mantenía detenidos en Quito, a cinco héroes cívicos mantenses: Pedro Balda, César Acosta, Guillermo Proaño, Enrique Largacha y Gonzalo Vera. Fuí Secretario de la Junta Cívica que promovió el paro y me salvé de la prisión gracias al oportuno aviso de la maestra Julia de Largacha, pero estuve seis meses en el ostracismo.

Al retornar a la democracia, en 1978, Alberto es candidato a Alcalde por el CFP de Jaime Roldós Aguilera. En 1979 es el primer Alcalde de elección directa. El Dr. César Acosta Vásquez fue designado Alcalde de Manta por el gobierno de turno en la década de los 60`s.

Como Alcalde, confronta y supera algunos problemas graves. Le toca recuperar la ciudad después de los desastres que ocasiona el fenómeno de El Niño que hace surgir un riachuelo al que los periodistas llaman Río Burro y deteriora el naciente barrio Jocay. Destruye la dársena donde debe construirse el puerto pesquero. Sedimenta la playa del balneario de Tarqui. Este balneario, en un Cabildo ampliado de 1982, se lo declara “Patrimonio Turístico de Manta” que las sucesivas administraciones municipales no han implementado.

Conduce una paralización de actividades por casi un mes para superar la escasez de agua y el deterioro del sistema de Caza Lagarto. El gobierno asigna fondos. El Alcalde que le sucede, Ab. Onofre DeGenna, construye el sistema Interbras. Atiende el desarrollo urbano. Respalda la creación de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí y mantiene una dinámica acción cultural en la que participan niños y jóvenes.

A Alberto, mi amigo y compañero, le manifiesto mi frontal desacuerdo con la venta del edificio de la Aduana y fui crítico de Trajano Andrade, Vicepresidente encargado de la Alcaldía, en el uso de la fuerza pública para el desalojo de invasores en las laderas del Barrio Jocay. Allí murió Estuardo Santana víctima de la represión policial. “Sólo quiero un pedazo de tierra para vivir”, exclamaba. Encontró un pedazo de tierra para morir.

En 1992, el Dr. Alberto Cantos Pinargote es candidatizado para la Alcaldía de Manta. Su principal adversario es el señor Johnny Loor Rodríguez. Increíblemente, todas las fuerzas políticas y económicas de la ciudad se unen en su contra. La izquierda y la derecha, por separado, combaten a este hombre de pensamiento liberal. Allí no importa la ideología. Había que impedir que Cantos Pinargote llegue a la Alcaldía.

El contexto de esta historia la conocen ustedes porque la han vivido. La EAPAM fue entregada a los sectores productivos. Desde 1995, la situación ambiental de Manta se ha ido desesperadamente deteriorando.

El pueblo, ya sin la presión de sus empleadores o de las dirigencias sindicales, le muestra su cariño, lo elige y reelige Consejero Provincial, cargo que desempeña con decoro y honestidad hasta sus últimas instancias.

Gratitud

Mi familia tiene para el Dr. Alberto Cantos Pinargote una deferencia especial. Conoció a mi padre, a don Víctor Sánchez, y en su condición de Consejero Provincial gestiona que la administración del Prefecto Provincial, Dr. Humberto Guillen, le otorgue el reconocimiento provincial a su vida dedicada al servicio de los sectores más necesitados de Manta. Así también lo hizo el diputado, don Jaime Coello Izquierdo, quien logra que el Congreso Nacional declare a don Víctor: “Patriarca y Benefactor de Manta”.

Corolario

Este “Dialogo” no es para Alberto. Con él tuvimos el tiempo adecuado para nuestros diálogos, para concordar y discordar en el más alto nivel del pensamiento. Es para aquellos que, recién llegados creen que están descubriendo a Manta. Para recordar a todos que el Dr. Cantos Pinargote, naciendo en Santa Ana, siempre se enorgullecía de su manteñismo. Con él conformamos la frase: ¡A Manta, ámala o déjala!, pero no le hagas daño.

Adiós caro amigo y compañero. Los que debemos morir, te despedimos. (SÁNCHEZ RAMOS Joselías, 25 de octubre de 2009)” Hoy lo recuerdo en el cincuentenario del Colegio Manta al que tanto amó y sirvió como maestro y guía. ()

col-manta-50-an%cc%83os

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s