El pueblo cholo. Una cosmovisión en el Ecuador intercultural y plurinacional del 2016

Dialogo con Joselías

El pueblo cholo. Una cosmovisión en el Ecuador intercultural y plurinacional del 2016.

Por Joselías Sánchez Ramos (*) / Manta, 2016-10-12

Resumen

Un ensayo que plantea la inserción del pueblo cholo del Ecuador en la Constitución de la República y reseña una cosmovisión del ser, estar y convivir del cholo del litoral ecuatoriano cuya presencia en el territorio del Estado es anterior a la presencia del pueblo afroecuatoriano y del pueblo montuvio para demostrar que sus ancestros habitaron el territorio precolombino y asumen su actual connotación étnica como resultado de un proceso de resistencia al invasor español e integración al modo de ser del español sin perder su identidad ni memoria histórica.

Abstract

An essay posed the insertion of cholo people of Ecuador in the Constitution of the Republic and review a worldview of being, living and live the cholo the Ecuadorian coast whose presence in the territory of the State predates the presence of the Afro-Ecuadorian people and people montuvio to prove that their ancestors inhabited the pre-Colombian territory and assume its current ethnic connotation as a result of a process of resistance to the Spanish invaders and integration into the Spanish way of life without losing its identity and historical memory.

Palabras claves

Cholo, cosmovisión, interculturalidad, plurinacionalidad, arte, pesca, patromonio.

Introducción

Invisibilizados desde la Colonia, marginados  del poder público, despreciados por el color canela de su piel, pero seguros de sus ancestros, recreando su cultura y ejerciendo su heredad en la tierra y en el mar, el pueblo cholo del litoral ecuatoriano convive ya en la segunda década del siglo XXI con una Constitución del Ecuador que no lo reconoce específicamente como pueblo a pesar de que su presencia es real y afirmativa.

El cholo del litoral

El cholo costeño es descendiente directo de las sociedades prehispánicas que dominaron el litoral desde Manabí, Santa Elena, Guayas hasta El Oro. En Esmeraldas está la afroecuatorianidad que se inserta desde la Colonia al territorio de lo que hoy es República del Ecuador

jose-parrales-pescador
José Parrales, 92 años, viejo pescador de Tarqui, Manta, que cada mañana moja sus pies en el mar porque para ellos el mar es sagrado.

De sus ancestros heredó el profundo conocimiento que posee sobre su medio ambiente y la explotación racional de los recursos naturales circundantes a su entorno.

Los habitantes nativos, frente al español invasor, ejercieron dos momentos que configurna al pueblo cholo del litoral ecuatoriano: uno de resistencia y otro de integración.

Resisten al invasor quien destruya sus pueblos al no encontrar oro ni plata En Jocay (Manta) no encontraron la esmeralda llamada Umiña y ahorcaron al Lligua Tohalli. Pueblo de culrura superior no aceptó ser sometido prefiriendo morir o huir, Huye a las montañas desde donde volverá cuando el español abandona estas tierras para establecer en la Sierra ecuatoriana. Tan sólo quedan 20 familias españolas en Portoviejo.

El cacique Manuel Inocencia Parrales y Guale llega hasta el Rey de España quien le reconoce la propiedad de la tierra de su pueblo desde Xixixapa hasta el Sur disponiendo que los españoles no podían ingresar a estos territorios.

Con estos derechos y la cercana conviviencia, los nativos ejercen la integración y en el intercambio comecial van asumiendo sus formas de vestir, aprenden su idioma que lo hace suyo, su religión a la que agregan sus propias creencias. Pero, no hay mestizaje porque los nativos permanecen en sus localidades donde ejercen su vida familiar y social con los pueblos nativos vecinos.

En este aislamiento en los territorios costeños frente al mar, el nativo asume su libertad, uniones familiares, fiestas, creencias y tradiciones, actividades económica como la pesca, confecciòn de sombreros, produccion de sal, cría de ganado y/o  actividades agrícolas; y ejerce su patrimonio cultural siendo despectivamente llamado “cholo” porque ya no era el nativo aborigen sometido ni el mestizo heredado por la unión con los españoles.

Constituciòn de la República

La constitución de la República lo invisibiliza. El Art.  56 establece: “Las comunidades, pueblos, y nacionalidades indígenas, el pueblo afroecuatoria, el pueblo montubio y las comunas forman parte del Estado ecuatoriano, único e indivisible.”

En este Estado único e indivisible prospera la marginación del cholo del litoral ecuatoriano. A pesar de nuestra permanente petición para su reconocimiento, en Montecristi, pueblo de cholos, los asambleistas constituyentes no miraron ni su entorno.

El pueblo cholo surge, permanece y se proyecta en el actual territorio del Ecuador desde mucho antes que llegaran los afroecuatorianos en 1570.

El pueblo cholo surge, permanece y su proyecta en el actual territorio del Ecuador desde mucho antes que llegaron los inmigrantes europeos que se establecen en las montañas del litorial ecuatoriano confomando al pueblo montuvio.

Afroecuatorianos y montuvios son reconocidos constitucionalmente. El pueblo cholo del litoral ecuatoriano es invisibilizado en la Constitución de la República.

Cosmovisión

A lo largo de la costa ecuatoriana el cholo es identificado como pescador y, en esta actividad ha creado su economía y su cultura, sus fiestas sincréticas como la de San Pedro y San Pablo y ha fortalecido sus familias.

Hoy, desde Manabí, en este Día de la interculturalidad y plurinacionalidad del Ecuador (12 de octubre) recordando a Horacio Hidrovo Peñaherrera le cantamos a los cholos manabitas y ecuatorianos.

En Manabí es la fiesta del cholo, es la fiesta del montuvio.

No hay fiesta más grande que poder gritar hasta que se rompan las palabras;

Y decir: ¡soy manabita!

El grito suena como la voz del mar enfurecido,

O como una tempestad en el vientre de una montaña.

Y es como afirmar: ¡soy cholo, soy montubio!

El 11 de octubre de cada año, desde el 2008, la ciudad de Manta, celebra el “Día del cholo”.

Es la unica ciudad del Ecuador que se identifica con su pueblo y le rinde homenaje, que reconoce su existencia, que respeta su tradición, que observa su extraordinaria vitalidad humana, su veneración profunda al mar en el que ejerce su milenaria actividad del arte de la pesca.

El arte de la pesca debería ser declarado por la Unesco como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, sostiene la investigadora brasileña Dra. Ruth Vianna quien permaneció dos años en Manta realizando estudios sobre el pescador artesanal en los medios de comunicación de la región.

“Es una de las conclusiones de mi tesis”, me dijo, “lo voy a plantear a la Senescyt y a mi maestro el Dr. José Marques de Melo de la Universidad de Sao Paulo quien es miembro de la Cátedra Unesco”-

El cholo y el mar

“El cholo habla,

Como las olas cuando tejen alfombras de espumas sobre la playa;

Mira como el faro en una noche total;

Tiene la altivez de los mástiles cuando besan la frente del cielo.

El cholo duerme hilvanando sueños de gaviotas

Y es protagonista de la más audaz acrobacia.”

Karen E. Stothert en su libro “Lanzas silvadoras y otras contribuciones de Olaf Holm al estudio del pasado del Ecuador” reseña: “El mar al cual la Cultura Manteña estaba íntimamente ligada, formaba otra parte de la trilogía de sustentos auto renovables con que contaban los manteños.”

“Su preocupación marina la vemos en el sinnúmero de motivos artísticos, peces, pelícanos, olas, etc., que se  repite constantemente en la decoración de sus volantes de  huso, en sus sellos, en sus incisiones de la cerámica.”

“El mar proveía pescado, crustáceos, conchas, caracoles y otros comestibles, como también materias primas para adornos y utensilios”.

“El mar para ello no era solamente su sustento sino un camino abierto para el mundo grande y sus conexiones comerciales tanto al norte como al sur.”

“El mar era, en su cosmología, una madre de las aguas, fuente de lluvias, que pedían los agricultores, proveedor incansable del sustento marino, el camino por donde justamente en Manta – Jocay, el héroe cultural (Viracocha) había abandonado la tierra con sus pobladores ingratos, ofreciendo volver cuando a él lo necesitaran” (Stothert, 2001, Pág. 256, Tomo I)

“Con el destello del sol alumbra el nácar de sus conchas.

Siente como el viento rasgando la penumbra.

Oye en las caracolas el eco de los siglos.

El cholo tiene una distancia de redes;

Siempre se va y duerme sobre el lecho del mar;

Lo despierta una danza de remos.”

Federación Nacional del Pueblo Cholo

Ya no están solos. Existe una Federación Nacional del Pueblo Cholo y la Provincia de Santa Elena se erige como la Provincia Chola del Ecuador.

Manta es la primera ciudad chola del Ecuador que institucionaliza una fecha (11 de octubre) para reconocer al cholo ecuatoriano y celebrarlo en el “Día del cholo”, a ese cholo pescador que con su milenario arte:

“Escribe cartas en el aire, el viento es su cartero;

Construye sueños de agua,

En horizontes infinitos.

Conversa con el cielo de la estrella del sur

Y al mar le cuenta del sol las cuitas del mediodía.

El cholo derriba horizontes,

Juega con las estrellas,

Patina sobre las pistas del mar;

En sus sueños se duerme con la luna.”

Ellos heredaron de sus padres y trasmiten a sus hijos las experticias pesqueras que los identifican y con cuya actividad sustenta la economía de la Manta actual aunque la riqueza que generan se perciba en otros sectores ajenos a su diario convivir.

“El cholo cree en el mar y en sus designios.

Escarba el vientre del mar y vence las tempestades.

El cholo suspende sus miradas en el cerro Montecristi,

Y sobre escamas de peces, pinta acuarelas.

Ama con la ternura del viento.

Y a veces se queda para siempre

En una tumba de caracoles y el mar se tapiza de flores.

El cholo sabe que en la playa lo espera una manta enlutada.”

El cholo zurce su nostalgia cuando ya no puede regresar al mar

Y siente que todas las tardes el sol le apaga las pupilas.

El llanto del cholo es compungido;

Amarra los recuerdos pronunciando el nombre de sus seres queridos.”

“El cholo se levantó en Colorado

Al Águila Roja siguió en la jornada

Agitó el machete y a la revolución cantó

¡Viva Alfaro, carajo! ¡Viva Alfaro, carajo!

Se levantó fusilado en la plaza de Montecristi

Isabel no lloró, se mordió la rabia chola.”

Patrimonios para la cultura ecuatoriana

El arte de tejer la paja toquilla y la confeccion del sombrero es una “Patromonio cultural inmaterial de la humanidad” reconocido por la UNESCO, patromonio con el cual el pueblo cholo del litoral ecuatoriano contribuye al fortalecimiento de la cultura del Ecuador de hoy. Lo vienen tejiendo desde hace más de 4.000 años.

La fiesta de San Pedro y San Pablo de la cholería de la costa es un “Patrimonio cultural inmaterial del Ecuador” reconocido por el Estado, su Ministerio de Cultura y Patrimonio y por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural.

Para el cholo, el mar es su universo. Aquí desarrolla su milenario arte de la pesca que, segùn investigadores Prometeo, oriundos del Brasil, debe ser declarado “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”.

Corolario

Repetiré nuestro llamado.

Al Estado ecuatoriano para que reconozca la  existencia del pueblo cholo del litoral ecuatoriano, para que dictamine su intercion en el Art. 56 de la Constitución de la República y que lo asuma como una realidad cultural del Ecuador plurinacional. Han pasado nueve años desde la vigencia de la Constitución ecuatoriana, se han planteado múltiples enmiendas, pero ninguna de ellas observa el reconocimiento de esta pluralidad ecuatoriana: el pueblo cholo del litoral

A la Academia que promueva el compromiso de sus docentes y estudiantes para reafirmar a Manabi como la provincia chola – montuvia del Ecuador del siglo XXI.

A la Federaciòn Nacional del Pueblo Cholo con asiento en la provincia de Santa Elena para que persista en su misiòn a pesar de todos los contratiempos; no se trata que la burocracia diga que si ni que promuevan encuentros para decir lo que ya sabemos. Se trata de lograr la inserciòn en el ámito constitucional.

Sigo creyendo que los políticos ecuatorianos no logran comprender la magnitud de la cosmovisión chola del litoral ecuatoriano. Quiero estar equivocado. Ojalá me demuestren que estoy equivocado.

Joselías SÁNCHEZ RAMOS / Manta, 12 de octubre de 2016

(*) José Elías Sánchez Ramos. Investigador y académico de la comunicación, periodista colegiado 069-M, docente universitario jubilado, historiador manabita. Condecoración “Asamblea Nacional de la República del Ecuador, Dr. Vicente Rocafuerte” al mérito cultural y educativo. Condecoración “Eugenio Espejo” al mérito periodístico por la Federación Nacional de Periodistas del Ecuador. Condecoración al mérito periodístico por el Municipio de Manta, Manabí. Declarado “Patriarca de la Facco” – Facultad Ciencias de la Comunicación de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, por ser gestor, impulsador y visionario de su creación. Mensajero de la paz declarado por la UNESCO – 2002, Licenciado en Ciencias Sociales, Políticas y Económicas por la UTPL (Loja); Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la ULEAM, Diplomado en pedagogía compleja por la Multiversidad Edgar Morin, México; Diplomado en gestión académica Universitaria por la ULEAM; Diplomado en docencia universitaria por la ULEAM, Especialista en gerencia estratégica de la comunicación organizacional por la UTE (Quito), Especialista en diseño curricular por competencias por la Universidad del Mar, Chile; Maestrando en Periodismo por la ULEAM, Doctorando en Ciencias Pedagógicas por la Universidad de Holguín, Cuba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s