La poética de Jorge Cevallos Calero y los latidos de nuestro tiempo.

Conferencia de Joselías Sánchez Ramos, Periodista, docente universitario y Presidente del Grupo Cultural Manta en el Primer Seminario de Literatura manabita, organizado por la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de Manabí “Eloy Alfaro Delgado” en Portoviejo, Ecuador. Fecha: Sábado 23 de agosto de 2014. F1 Jorge Cevallos Calero

Hola.

Exordio

La poesía es emoción. La emoción late con la vida.

Jorge Cevallos Calero es un poeta. Su poesía es la emoción de su vida.

De su poesía y de su vida vamos a conversar.

Dr. Dumar Iglesias Mata, Presidente de la Casa de la Cultura de Manabí “Eloy Alfaro Delgado”; Lic. Lesther Macías Vera de Carofilis, Directora de la Sección Académica de Literatura de esta Casa manabita; Lic. Julio César Villacreses Guillem, Coordinador del Primer Simposio de Literatura Manabita.

Gracias por el honor de este diálogo con tan selecta y analítica concurrencia.

Contexto

Sostengo que la poesía es emoción.

El mejicano Octavio Paz comparte conmigo que el fin de la poesía no es dominar las palabras sino liberarlas y devolverles su magia primitiva.

Sobre la poesía, el chileno Pablo Neruda dice:

“… Llegó la poesía / a buscarme. No sé, no sé de dónde / salió, de invierno o río. / No sé cómo ni cuándo, / no, no eran voces, no eran / palabras, ni silencio, / pero desde una calle me llamaba, / desde las ramas de la noche, / de pronto entre los otros, / entre fuegos violentos / o regresando solo, / allí estaba sin rostro / y me tocaba.”

Esto es emoción.

“Las emociones son el fundamento de todo hacer. Nunca se pueden separar. La comprensión no se da en la argumentación racional, sino en que yo acepte esa argumentación racional como válida, y eso depende de la emoción, argumenta Humberto Maturana, doctor en biología por la Universidad de Harvard, creador de la autopoiesis, de la objetividad entre paréntesis.

La emoción es todo, y la poesía es emoción.

Para el vanguardista Vicente Huidobro, “La poesía es el lenguaje de Dios.” “El poeta, un pequeño Dios”. “Que el verso sea como una llave que abre mil puertas”, sugiere.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía… ¡eres tú!, proclama Gustavo Adolfo Bécquer

Claro, soy yo, diría el manabita Jorge Cevallos Calero, cuando exclama:

“Y yo te advierto señora, que tu lienzo difunde

Del pequeño infinito la mirada que funde

Como el fuego profético del juicio final.

Y ahora que se impone lo pequeño en la Historia,

He pensado que puedo dedicar de mi escoria

Este átomo de ensueño a tu Corona Imperial”.

(PARA S.M. BRITÁNICA ISABEL.

Ante el retrato que le ha trazado Douglas Chandor)

“Somos lo que leemos” nos recuerda Erasmo de Rotterdam.

Y yo sigo leyendo a Jorge Cevallos Calero:

“Y al mirar a tu cauce, sin caudal, reducido,

De infinito a porción, como una senda cualquiera,

Reducido a la huella y al recuerdo perdido

Del reducto nuclear que produjera

La desintegración de las Edades,

Yo te he sentido Portoviejo inmenso,

Te he sentido radiante y te he sentido protón,

Como si fuera tu fervor propenso

De un átomo de uranio a la  explosión.”

(CANTO A PORTOVIEJO)

Portoviejo, su tierra natal, la tierra de sus ancestros, de su niñez y juventud, de sus amigos, de sus estudios, de sus sueños.

Escrito en el siglo pasado, Este “Canto a Portoviejo” es una convocatoria a la emoción de sentir la identidad, el orgullo de ser, estar y construir un nuevo destino en el siglo XXI.

Evoca al río, señores, al río “reducido a la huella y al recuerdo perdido”. Quiere que miremos su cauce, “sin caudal, reducido”, y allí, que los portovejense se conviertan en protón de uranio y explosionen hacia el porvenir.

Es una lectura para alcaldes, para poetas, para ciudadanos, ¡salven al río! Portoviejo sin su río no es nada; es como si Manta perdiera su mar.

Jorge Cevallos Calero es un poeta del arraigo que con su resonancia modernista percibe el dolor de su gente, de su pueblo, de su entorno, al que canta con musicalidad. Su Portoviejo, en reconocimiento público le otorga la Flor Natural.

El Arq. José Cevallos Murillo, hijo del poeta, recuerda que su padre junto a otros jóvenes de la época forman la gloriosa generación literaria de “Argos” sobre la cual brillantemente ha disertado la poetisa Lesther Macías Vera de Karofilis. Cito algunos de sus integrantes: Vicente Amador Flor, Horacio Hidrovo Velásquez, Verdi Ceballos Balda, Antonio Falconí Pazmiño, Armando Espinel Mendoza, Crnel Agustín Gómez González.

Jóvenes que en su evocación, cuaderno en mano, al caer de la tarde una vez que pasaban las loras, se embarcan en un carretón jalado por una mula llevando una damajuana de “puro” y en permanente jolgorio van camino a Picoazá para escribir y discutir sus versos.

Rodolfo Pérez Pimentel, en su biografía sobre Jorge Cevallos Calero evoca la frase de Verdi Cevallos Balda quien lo califica como “El hombre de los tragos blancos y los sueños negros” aludiendo a su interés por la humanidad sufrida y doliente, a su interés por la vida y la naturaleza; luego de leer a Hemingway en “El viejo y el mar”, exclama un soneto de dolor:

“Y siento ante este libro la agonía

De ese pez héroe que otra parca hería

Con la rueca burlaria del arpón.”

(EL VIEJO Y EL MAR)

Nuestro poeta nace el 2 de diciembre de 1898 y muere en Guayaquil el 20 de agosto de 1967 a la edad de 68 años.

Cuando cumple 55, en su soneto exclama:

“Y estos dos cinco que a mi edad se ofrecen

Dos ganchos carniceros me parecen

En que cuelga mi carne destrozada.”

(55)

Sus padres, José Roberto Cevallos y Dolores Calero Barreto constituyen una familia ilustre y respetable. Él, contador, comerciante, profesor del Colegio Olmedo y dueño de una fábrica de hielo posee una vasta cultura, domina dos idiomas y esto enseñará a sus hijos. De su madre, poseedora de un gran acervo literario aprende el amor por la lectura y la literatura

Jorge, el segundo de ocho hermanos, a los nueve años termina la primaria, luego estudia en el glorioso colegio nacional Olmedo y finalmente con el profesor Aníbal San Andrés estudia caligrafía y se gradúa como Contador Hacendario Fiscal.

Su hijo conversa emocionado que su padre era un artista para escribir, letras uniformes, medibles con una regla, párrafos coherentes y precisos.

Ya Contador, visita Quito y Guayaquil donde se enrola con un grupo extenso de amigos. Al retornar a Portoviejo, colabora en revistas, periódicos y escribe crónicas en “Fray Gerundio”, un irónico periodiquito de mucha aceptación en el medio. Trabaja como contador para varias firmas de comerciantes chinos y luego para la Casa Azua en Alajuela.

Se casa con la distinguida dama, Noemí Murillo Hidrovo y procrean seis hijos. Tres de ellos escriben: José, Jaime y Julio, éste último ha publicado ya tres libros.

En 1935 se traslada a Manta para vivir de su profesión y trabaja con don Aquiles Paz. Allí, en lo alto de un arenal construye su vivienda, una casa pintoresca frente al mar desde donde se inspira para cantar y visionar el futuro de esta ciudad de encuentros y arreboles nuevos, refugio de la riqueza humana de todos los confines a quienes, en el lenguaje de la época, llamará forasteros:

“Manta bonita

Pujos de puerto

Al verte linda

¡Qué pena tengo!

Porque las niñas bonitas

Como tú, Manta de ensueños

Atraen, con nueva vida

Amores de forasteros.

Y entre sus cantos y risas

Queriéndolo o sin quererlo,

Al son de sus fantasías,

Los traen desde muy lejos.”

(MANTA BONITA)

Jorge Cevallos Calero es un poeta distinto, es un poeta de prognosis, es un poeta de interpretación que escribe para la posteridad. Su “Canto a Portoviejo” o esta “Manta bonita” vislumbran su futuro que es hoy nuestro presente, nuestro río Portoviejo reclamando atención, nuestra Manta convertida en el refugio cosmopolita de sus habitantes.

En 1938 recibe a Gabriela Mistral de paso hacia el norte. Fue a su buque, la invita a recorrer la pequeña ciudad de Manta y, en inolvidable velada literaria, ella dialoga con numerosos manabitas que tienen el privilegio de escucharla. Cuando se despide le agradece por haberle permitido conocer a este “hermosa caleta de pescadores”.

Para 1943 asume las funciones de Registrador de la Propiedad de Portoviejo.

Jorge Cevallos Calero es un hombre de vasta cultura que hereda de sus padres y vigoriza con sus lecturas. Sus libros llegan en cartones. Su hijo recuerda que debe cortar con un cuchillo las páginas pegadas, tarea en que a veces le sorprende la mañana. Para 1950 es miembro de la Casa de la Cultura, núcleo de Manabí.

Este poeta del arraigo, del entorno, del micro relato, poeta de la prognosis que invita a la reflexión mientras sufre por las tragedias de los pueblos que la guerra y el odio generan, tiene el conocimiento y la emoción para percibir y visionar:

“Alabemos al destino

Que en el medio del camino

Nos sembró la libertad.

Y a la China vencedera

Proclamemos salvadora

De la libre humanidad.”

(SALVE CHINA)

En 1962, sorprendido por la muerte de Kennedy, escribe en su soneto:

 “Se parecía a Lincoln. Parecía

Que se arremolinaban en su afán

Todas las gestas que su par sentía

Desde el May Flower hasta el Ku-Klux-Klan.”

(JOHN F. KENNEDY)

En estos años impulsa la creación del Grupo Cultural Manta y como miembro fundador ocupa la presidencia de esta institución que está celebrando su año jubilar y cumplirá 50, el 9 de septiembre del 2015.

¿Es la emoción el fundamento de todo hacer?

La belleza de la mujer, ¿es una emoción?

A María Agustina Mendoza le canta:

“Eras una amazona ecuatoriana

Esa noche de Miami bullanguera

La insignia de tu tierra de Santa Ana

Lucías rozagante y machetera.”

(AMAZONA)

A la reina de la dulzura de Manta, a Angélica Flores Zambrano le canta:

“Nerviosa muñequita, chiquitita,

Menudita y finita, de marfil,

De ángel el nombre y de ángel la carita

Y verde la mirada pastoril.”

F2 Portada Canto a Iberoamerica - JCC(ANGELICA)

Su vida transcurre entre el trabajo, la lectura hasta la madrugada, los amigos y su producción literaria. Trabaja desde los 15 años mientras se educa y con este ejemplo enseñó a su prole. “A mis hijos, ni una moneda, pero si una profesión”, afirma, y cumple su propósito, en aquellos tiempos donde la profesionalización de los jóvenes era una verdadera proeza.

Sensible a los sentimientos del hombre, maneja el lenguaje con claridad y prognosis. Cuando muere, a los 68 años, en su cuaderno de poemas manuscritos encontramos su “Canto a Iberoamérica”, donde destaca la universalidad de su emoción, la musicalidad de su canto, la resonancia de sus palabras que en 500 versos describe el maravilloso continente, su belleza, abundancia, la memoria de sus ancestros, la zigzagueante visión de sus orígenes desde la sima de sus valles a la cima de sus cumbres. Allí, en este canto está fraguada la identidad manabita.

“Todo eso América y todo eso España

Ha querido cantar mi corazón

Para decir al mundo que la hazaña

De las tres carabelas de Colón

Vivirá mientras vivan los dos mares

Que solo para España se allanaban

Y mientras los dos círculos polares

Reflejen las coronas que llevaban

Los Reyes de Castilla y Aragón.”

(CANTO A IBEROAMÉRICA)

América, tierra bella cual ninguna, cual ninguna hospitalaria. Sí, es Manabí, la tierra de nuestras querencias, amores y sueños.

Amigos. Tenemos que pensar con identidad americana; desprendernos de lo doméstico, volar con los ensueños. Cantar cuando nacemos, cantar cuando morimos.

“Yo he vivido señor, el insomnio de los siglos

Como célula errante que conservó el arcano…

Unas veces medusa y otras corcel pagano,

Fui cóndor o león; pero muy probablemente

Las circunvalaciones formé de alguna mente

Que escribiera la Historia del trajinar humano.”

(GLORIA IN EXCELSIS DEO)

¿Somos poetas o simplemente hacemos poemas?

Vivimos el siglo XXI. “Los movimientos llamados “Acción poética” buscan espacios olvidados en sus ciudades, por eso van escribiendo versos y frases con el afán de decir que desde aquellos lugares también existe la poesía”, afirma el joven poeta mantense, Alexis Cuzme.

En el siglo XX, todavía está vigente la sublime creatividad de la interpretación.

Cuzme agrega: “Cuando la poesía deje de ser el lugar ideal y de paz con el que el lector busque encontrarse, estaremos por buen camino, mientras tanto solo le queda al poeta vivir, leer, escribir y corregirse.”

Jorge Cevallos Calero, en el siglo XX transita por el camino de la poesía. La musicalidad y creatividad de su obra tiene por fin, no dominar las palabras sino liberarlas y devolverles su magia primitiva, como sostiene Octavio Paz.

Recordaré a Horacio Hidrovo Peñaherrera que siendo Alcalde de Portoviejo le erige un busto para perennizar su memoria reconociéndolo como poeta universal “atento siempre a los grandes acontecimientos de la humanidad.”

Los poetas son mensajeros del destino. Comunican premoniciones. Como dice la poetisa, Lic. Lesther Macías de Carofilis, los poetas no se detienen, avanzan con los tiempos, rompen las redes sociales, penetran en la soledad más infinita del hombre que busca justificar su vida ante los insondables misterios de su agonía. Allí está Jorge Cevallos Calero, un poeta que vive más allá de su tiempo.

Conclusión

Concluyo.

Estamos viviendo un mundo nuevo. Vivimos un espacio invisible de conocimientos, de saber, de maneras de actuar en sociedad.

Estamos produciendo nuestro mundo. Percibo que en esta postmodernidad que concluye con las ideologías, que cuestiona las religiones, que termina con los grandes relatos, que da paso a las identidades locales, a la memoria glocal, a los micro relatos, percibo que en la musicalidad y creatividad de Jorge Cevallos Calero estamos viviendo los latidos de nuestro tiempo.

Por ello sostengo que Jorge Cevallos Calero es un poeta que vive más allá de su tiempo.

Su presencia fortalece los propósitos de este enorme Simposio de Literatura manabita que organiza nuestra Casa de la Cultura Ecuatoriana, núcleo de Manabí, Eloy Alfaro Delgado, que dirige el Dr. Dumar Iglesias Mata.

Nietzsche, filósofo que da origen a la postmodernidad enfatiza que “el individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intenta, a menudo estará solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo”.

Somos manabitas. Nuestra poesía es también universal. Así debemos entenderlo. Por eso proclamo a Jorge Cevallos Calero, “cantor de Portoviejo con su Flor Natural” y, evocando a Horacio lo reafirmo “poeta universal”.

Señoras y señores.

Fuentes y bibliografía:

Becquer, Gustavo Adolfo (2003) “Rimas XXI. ¿Qué es poesía”, Ebook http://badosa.com/ebook/p110/

Cevallos Calero, Jorge (1976), “Canto a Iberoamérica”, Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de Manabí, Ecuador.

Cevallos Murillo, José (2014), “Entrevista sobre su padre”. Manta, Ecuador.

Cevallos Murillo, Julio (2012), “Pasado porvenir”, Editorial Mar Abierto, Ecuador.

Cuzme, Alexis (2014), “La poesía en Manta: miradas desde una generación”, Coloquio del Grupo Cultural Manta por el Día mundial de la poesía, Ecuador.

Gutiérrez Vega, Hugo (2014), “Diez aspectos de la poesía de Octavio Paz”, Revista La Jornada Semanal, México, http://www.jornada.unam.mx/2014/03/30/sem-hugo.html

Huidobro, Vicente (1921), “La poesía”, conferencia leída en el Ateneo de Madrid, Manifiestos, Chile. http://www.uchile.cl/manifiesto2.htm

Macías Vera de Carofilis, Lesther (2014) “Estudios de los principales poetas de inicios del siglo XX y el aporte de sus agrupaciones culturales”, Conferencia, 1er Simposio de la Literatura manabita, CCE – Manabí, Ecuador.

Maturana, Humberto (2010), “Las emociones son el fundamento de todo hacer”, Revista Ciencia y Tecnología, Chile. http://www.elciudadano.cl/2010/05/13/22096/humberto-maturana-las-emociones-son-el-fundamento-de-todo-hacer/

Neruda, Pablo (2004) “Poesía”, Antología de Pablo Neruda, Centenario de su nacimiento, Universidad de Chile, Chile,

Pérez Pimentel, Rodolfo (2014), “Diccionario bibliográfico ecuatoriano”, tomo 20. http://www.diccionariobiograficoecuatoriano.com/tomo20/c5.htm

Nietzsche, Friedrich (s/a), “Así hablaba Zaratustra”, Biblioteca Nietzsche, eBook, Alianza Editorial

Sánchez Ramos Joselías, Manta, 2014-08-23

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s