Manabí y sus crisis – Manabí 2014 – 15

Diálogo con Joselías

Manabí y sus crisis

Por Joselías Sánchez Ramos
Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí
joselias@gmail.com / joselias2022@outlook.com
Manta, 1 de agosto de 2005

¡Hola! Buenos días.

El deterioro de los partidos políticos, la resistencia civil que busca el cambio de poder y la crisis de gobernabilidad que viven los municipios son los conflictos sociales más agudos que está viviendo la sociedad manabita.

Los partidos políticos

Después del 11 de abril, Manabí descubre que es gutierrista. Se inicia una sórdida y bien montada campaña contra el Presidente Alfredo Palacios.

Roldocistas, Sociedad Patriótica y Demócratas Populares de Manabí aprovechan toda ocasión para recordar que el ex Presidente Lucio Gutiérrez era el mejor aliado para destruir el bicentralismo Quito – Guayaquil.

Dos momentos culminantes en este proceso: el cinco de junio y el paro de Portoviejo. Se eleva a Gutiérrez y se desestima a Palacios.

Junto al Gobierno, visiblemente se observa a la Izquierda Democrática y al Partido Social Cristiano. En Manabí, los socialcristianos tienen desde la Prefectura hasta la Alcaldía de las ciudades más populosas de la provincia: Portoviejo, Manta y Chone.

Durante el paro de Portoviejo se pretende incendiar la casa del diputado Simón Bustamante, Director Provincial del PSC. En Chone se toman el Palacio Municipal y en Manta promueven una marcha y una campaña pidiendo la destitución del Alcalde.

En todo aquello están los partidos políticos defenestrados. Hay, entonces, un enfrentamiento por el poder, entre los que gobernaban ayer y los que están gobernando hoy. Manabí paga las consecuencias.

Los gutierristas preparan convenciones, anuncian la venida, dan declaraciones, visitan a los medios de comunicación. Su líder vendrá porque está provincia es su fortaleza.

Se olvidan que en Manabí perdió rotundamente las elecciones presidenciales. Se olvidan que tuvieron el poder en sus manos. Todo fue promesa y mal gobierno. Sin embargo, es Manabí la que paga las consecuencias de esta ingenuidad.

La resistencia civil

Alentados por el triunfo de los “forajidos” fueron surgiendo toda clase de movimientos de la sociedad civil. En Manabí, la oposición política al gobierno de Palacios, alentó estos movimientos.

Constituye una resistencia civil como estrategia válida para grupos de distinta orientación política e ideológica que cuestionan el orden de las sociedades en que viven.

En Manabí se asume la protesta social por la falta de obras, contra la corrupción, por la incapacidad política, por el nepotismo, contra el gobierno nacional, provincial o seccional.

En Portoviejo, contra el Gobierno. En Chone, Manta y Olmedo, los más visibles, contra el Municipio.

Los métodos que se han empleado van desde la protesta pacífica hasta la destrucción de edificios públicos como en Portoviejo o toma de edificios municipales como en el caso de Chone y Olmedo.

En estos dos últimos cantones se ha llegado a la amenaza contra las personas y la resistencia violenta como está ocurriendo en los dos Municipios mencionados. A través de declaraciones publicadas en la prensa, concejales de ambos cantones denuncian que votaron bajo presión para la destitución de los Alcaldes.

La gobernabilidad

Lo que ocurre en Manabí es el reflejo de lo que viene ocurriendo en el Ecuador de los últimos diez años. Una grave crisis de gobernabilidad desde 1995.

En diez años, Ecuador ha sido gobernado por diez Presidentes. Cuente usted. Sixto Durán, en cuyo Gobierno, se destituye al Vicepresidente. Abdalá Bucaram. Rosalía Arteaga, Fabián Alarcón, Yamil Mahuad. El golde de estado de Lucio Gutiérrez encarama a un triunvirato por pocas horas, Gustavo Noboa, Lucio Gutiérrez y Alfredo Palacios.

Esta crisis de la gobernabilidad ecuatoriana tiene actores: el Congreso Nacional, el gran golpista; las Fuerzas Armadas convertidas en árbitros de la democracia; y la resistencia civil que contribuye al deterioro del estado de derecho.

Un gran dilema

Los ecuatorianos vivimos un gran dilema. No sabemos si vivimos en democracia o en dictadura. Es más, percibo que a nadie le interesa aceptar que somos el único país que no tiene Corte Suprema de Justicia y su inexistencia es, teóricamente, un estado dictatorial.

El Consejo Provincial de Manabí también enfrenta un gran dilema. Resolver las apelaciones presentadas por las partes involucradas en la destitución de los alcaldes y los destituidos reclamando el derecho que les otorgó el proceso electoral. De lo que resuelvan va a depender el futuro de Manabí.

Necesitamos un pronunciamiento de las Universidades Manabitas. Que los señores Rectores se reúnan, analicen y orienten. No pueden permanecer impávidos frente a esta deteriorada situación social y política que está comprometiendo la credibilidad de nuestras instituciones y desestimando el proceso de la autonomía administrativa, política y económica que aspiramos alcanzar en este siglo.

Observo, desconcertado, que el señor Lucio Gutiérrez llama golpista al Presidente Palacios. El pueblo ecuatoriano no olvida que el primer golpista del siglo XXI es el coronel Lucio Gutiérrez.

Un gran dilema, señores, gran dilema, la democracia ecuatoriana y el estado de derecho.

Joselías Sánchez Ramos
2005-08-01

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s