Manabí 2014 – 5

150 años de la primera alfarada

Por Joselías Sánchez Ramos

Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí 

Joselias2022@outlook.com / jose.sanchez@uleam.edu.ec

Imagen

Los manabitas evocamos hoy los 150 años del primer levantamiento montero en la historia del Ecuador. Tuvo lugar el 5 de junio de 1864, en el sitio Colorado, hoy parroquia de Montecristi, cantón de Manabí. El Presidente de la República era Gabriel García Moreno.

En esa gesta gloriosa de Colorado participa María Isabel Muentes de Alvia a quien hoy proclamamos como la primera montonera alfarista y pedimos a nuestros conciudadanos y a los hombres libres de la patria que la reconozcan como “heroína ecuatoriana de la revolución alfarista”.

Sobre esta mujer manabita, el Dr. Dumar Iglesias Mata, Presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, núcleo de Manabí, le rinde homenaje con la develización del retrato de la heroína, hecho que tiene lugar en Portoviejo con la presencia del Alcalde de dicha ciudad. Bajo el título de “Isabel” publica en Diario El Mercurio de Manta, edición del  martes 3 de junio de 2014 un artículo maravilloso convocando a los manabitas para exaltar su memoria.

Levantamiento

Hace 150 años, Braulio Reyes, Felipe Castro, Isabel Muentes de Alvia, la mulata Martina, Bruno Muentes, Luis Feliciano Navarro, Ricardo Samaniego, Juan Muentes, Pascual Alvia, José R. Lucas y Tadeo Piedra, alrededor de Alfaro, protagonizan el primer levantamiento alfarista contra el gobierno de García Moreno y logran la captura del Gobernador de la provincia.

Es en este pueblo donde se escucha por vez primera la frase de honor y gloria de los montoneros: ¡Viva Alfaro, carajo! Es en Colorado donde comienza la revolución alfarista liderada por ese joven al que todos llaman “Águila Roja”.

Isabel

Dumar Iglesias, sostiene: “Fue ella (María Isabel Muentes) quien organizó la “fragua de Colorado”, la que le dio el fusil para que el Héroe nacional Eloy Alfaro Delgado, protagonice el histórico primer levantamiento armado aquel memorable 5 de junio de 1864”. Así se inicia la revolución liberal que culmina el 5 de junio de 1895. Transcurrieron 31 años de batallas, derrotas, destierros, persecución, a pesar de lo cual, jamás desistió de su empeño de salvar a su patria del oscurantismo y de la corrupción.

Se lo conoció como el “general de las derrotas” o el “viejo luchador”; es una gran lección que entrega a la posteridad: la perseverancia, la tenacidad para superar los reveses, esa infatigable voluntad por alcanzar su sueño: Una lección para los jóvenes del siglo XXI.

Perfil de mujer

Sustentado en el historiador J.J. Pino de Icaza, el Dr. Dumar Iglesias dice que Isabel era: “morena, la cabellera en bucles sobre el cuello. Los almedrados, garzos, cargados de una sombra de dormida voluptuosidad que le amorataba los párpados”.

“El cuerpo juncal y delicioso en el detalle de la cintura estrecha y el vientre sumido, destacando los senos altos y erectos, estrábicos pequeños bajo la blusa de saraza blanca, cruzada de meridianos rojos, como dos peras de delicada dulzura”.

“Los brazos armoniosos y delgados. Las manos finas y aristocráticas. Y bajo la almidonada pollera campesina, remate de dos piernas que el deseo adivina largas y bien formadas, los piececillos delicados, de tobillos esbeltos, ocultos en las abarcas de toquilla. Pie de cabrita saltadora, para el símil discreto de un cantar de cantares campesino…”

Fusilamiento

El gobierno persigue a los insurgentes y apresa algunos héroes cholos de la primera alfarada: Bruno Muentes, Pascual Alvia Tadeo Piedra y dispone su fusilamiento. Tiene lugar el 21 de octubre de 1864 en la plaza central de Montecristi. Entre la multitud está la montonera Isabel Muentes; con rabia y dolor contempla el fusilamiento de Pascual, su marido; y Bruno, su hermano.

Viuda

Jorge A. Cedeño Palacios, sustentado en las obras del escritor azuayo, Dr. Carlos Aguilar Vásquez, recuerda que María Isabel Muentes, ya viuda, se hizo cargo de las propiedades agrícolas de su marido y alumbró a su primogénito a quien cría y educa con esmero y dedicación; el joven, al cumplir su mayoría de edad emigra a Perú.

Posteriormente forma hogar con don Manuel Toro y tiene considerable descendencia. Recibe una pensión por el montepío de su esposo, el capitán Pascual Alvia, según se lee en el informe del Ministerio de Guerra y Marina del Ecuador fechado en 1915.

Vivió más allá de los 80 años y siempre recordada la brillante trayectoria de su héroe, el Gral. Eloy Alfaro.

Homenaje

Hoy, los homenajes a la revolución se centraron en la parroquia Colorado. La Casa de la Cultura Ecuatoriana, núcleo de Manabí, que preside el Dr. Dumar Iglesias Mata, presentó dos actos relevantes: el 4 de junio, una presentación artística en el Parque de la Revolución que se ha bautizado como “Isabel Muentes de Alvia”; y el jueves 5 de junio, la develización de una placa recordatoria en el centro de aquel parte y el inició de una colecta popular para la construcción de un mural que evoque Isabel entregando el fusil a Eloy Alfaro.

En el mismo parte, en la noche del jueves 5 de junio, el GAD Municipal presentó al Coro Lírico de Montecristi con el Trío Vocal 3 y posteriormente a los artistas del Club Excelencia.

El Alcalde Ricardo Quijije declaró a Colorado como centro de la cultura de Montecristi.

Joselías Sanchez Ramos

Manta, 2014-06-05

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s