Manabí 2014 – 4

 Evocaciones Manabí – 2014

Reafirmando la identidad manabita

Por Joselías Sánchez Ramos / ImagenUniversidad Laica Eloy Alfaro de Manabí /  Manta, 13 de diciembre de 1999

joselias@gmail.com / jose.sanchez@uleam.edu.ec

Somos manabitas. Ser y sentir. Una ecuación del conocimiento que debemos entender y resolver.

Los años 90’s representan el fin de la modernidad y la vigorosa presencia de la postmodernidad. La crisis por mantener el pasado. La crisis por entender el porvenir que es presente.

Esta doble crisis se intensifica con el establecimiento de la sociedad global, fenómeno de la economía social, síntoma del principio del fin del neoliberalismo, que nos enfrenta a los nuevos paradigmas y utopías del siglo XXI. La fiesta se acabo. Comenzó la resaca.

Frente a ello, la sociedad humana se obliga a una racionalización de la contemporaneidad (aquello que nos resulta mas cercano en el tiempo) y a una reducción de la historia al plano de la simultaneidad a través de los medios tecnológicos de la comunicación como la Televisión, Radio e Internet.

El Estado-Nación se resquebraja. Hemos dejado de ser ciudadanos. Ahora somos consumidores. Néstor García Canclini plantea severamente que “el consumo sirve para pensar”.

El hombre, entonces, como individuo o como comunidad, vuelca su mirada hacia si mismo: ¿Quien soy?, ¿Quien eres?, ¿Quienes somos? Es decir, plantea su identidad

La identidad es una relación de pertenencia. “La identidad personal es un problema social por cuanto una persona se convierte en tal en la medida en que adopta las actitudes del otro, de los otros y del grupo, experiencia que configura la conciencia de si”. Esta identidad personal, por el efecto comunicacional de las interrelaciones desemboca en la identidad colectiva.

Si cada acto de pensamiento es un acto de comunicación, son validos entonces, los estudios de las Ciencias Humanas o Sociales, entre ellas la Comunicología (Ciencia de la Comunicación) para entender y reconocer en el hombre su identidad individual, su identidad colectiva, dado que su “yo personal” se convierte en “yo grupal” a través de las interrelaciones o interacciones del hombre que se generan en la comunicación, en un espacio de tiempo y territorio determinados.

En el caso de nuestra provincia-región concibo la identidad manabita de la siguiente manera:

“Es una identidad regional, una conciencia compartida de los habitantes de Manabí, una conciencia de pertenencia a una comunidad regional especifica, resultado de un largo proceso que se inicia en la prehistoria latinoamericana, se condiciona durante la conquista, se refuerza durante la colonia, se vigoriza durante las luchas de la independencia, se trasluce durante la Republica del siglo XIX como revolución alfarista, para convertirse hoy en una «ideología manabita» desarrollada sobre la territorialidad y la etnicidad.”

La conceptualización está planteada. Frente a la historia oficialista que sigue deformando la identidad cultural de nuestros pueblos, es necesario reafirmar la identidad manabita. Es imprescindible, porque ahora y según la versión centralista de la historia, fueron los Puruhaes quienes entregan la diosa Umiña a los Quitus.

La quiteñidad se apodera ahora de la «diosa de la salud» arrebatándosela impunemente a la Cultura Manteña como se apodera de los sellos de la Cultura Jama-Coaque y del «sol» de la Cultura Tolita, todas ellas culturas aborígenes de la costa ecuatoriana. Ahora, también nos disminuyen el territorio provincial.

Preparo la publicación de un ensayo sobre la identidad manabita. Es mi homenaje a esta indómita región provincial, cuna de la cultura Valdivia, la más antigua del continente (Periodo Formativo 10.000 hasta 500 AC) que va transformado su desarrollo cultural en otras fases como la Machalilla y Chorrera; que se perfecciona en el Periodo de Desarrollo Regional (500 aC hasta inicios de la era cristiana) en las culturas Jama-Coaque, en la Bahía I y II y que, en el Periodo de Integración hasta el año 1.534, se vigoriza con las culturas Guángara y de los Mantas.

Esta última, la cultura Manteña protagoniza el encuentro con los españoles comandados por el Adelantado Pedro de Alvarado quienes, luego de destruirla, en nombre de la Corona de España toman posesión de Jocay y el 2 de marzo de 1.534 la bautizan como San Pablo de Manta.

San Pablo de Manta es la segunda ciudad fundada en América en la costa del Pacifico Sur. La tercera es Portoviejo el 12 de marzo de 1535.

Desde aquella época hasta el presente siglo, el manabita, lo manabita, el manabitismo es una realidad incuestionable. Los manabitas, hombres y mujeres, somos inteligentes, libres, trabajadores, honestos y capaces, pero tenemos la obligación de prepararnos científicamente para conducir los destinos del país y de América.

Desde Bahía salen los Caras para fundar Quito en las faldas del Guagua Pichincha.

Desde Portoviejo sale la expedición para la última fundación española de Guayaquil.

Desde Jipijapa parte hacia España el cacique Manuel Inocencio Parrales y Guale a quien el Rey reconoce sus derechos y otorga los títulos de propiedad de su tierra desde Santa Elena hasta Jipijapa.

Desde Chone se proyecta la revolución alfarista, la única revolución ecuatoriana, mucho antes de la revolución mexicana y la revolución rusa.

Desde Montecristi sale Eloy Alfaro para construir la integración nacional.

Manabí posee una cultura cósmica, identidad incuestionable, pasión por la libertad, el trabajo y la justicia. Somos la unidad en la diversidad. Una sola ideología, una sola identidad cultural: manabitas, en la diversidad de nuestros cantones, por eso somos ecuatorianos y latinoamericanos.

Manabitas somos tú y yo, nosotros, por eso, acércate a la gente con mano suave porque la gente es frágil en medio de tanta pobreza e iniquidad. Ellos te necesitan para mantener viva la pasión de nuestra identidad, reclamar nuestro territorio provincial que nos disminuyen en los mapas oficiales y reafirmar nuestra historia que también la esta arrebatando el centralismo.

Manabí está en el ojo del huracán histórico del tercer milenio. Aceptemos el reto. ¡Adelante!.

Joselías Sánchez Ramos

Manta, 1999-12-13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s